Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

Alejandro Valverde

"Voy a por la Amstel, pero la Lieja es pata negra"

Alejandro Valverde viaja hoy a Holanda al asalto de las clásicas. La Amstel Gold Race, el domingo, es la primera de su trilogía y la única que se le resiste. Luego correrá Flecha Valona y Lieja-Bastoña-Lieja, que ya las ganó en 2006.

¿Cómo están esas piernas, Alejandro?

Ya mejor... La Vuelta al País Vasco fue muy dura. El lunes pasado estuve sin hacer nada, pero ayer ya me entrené seis horas con la bici.

Para el domingo tiene el reto de la Amstel Gold Race. ¿Está preparado?

Sí. Llego con 5.000 kilómetros en las piernas a lo que es mi primer gran objetivo de la temporada. Será complicado. Siempre empieza lloviendo, con el chubasquero arriba y abajo, con frío... Le aseguro que no estaré sin comer en los 60 primeros kilómetros. Me pasó el año pasado y lo pagué muy caro al final. A estas carreras no hay que llegar tan fino como en el Tour de Francia, por ejemplo. Queda claro que voy a por la Amstel

Y lo hace como máximo favorito, ¿verdad?

El año pasado no estuve fino al final, pero luego me fue bien en la Lieja y en la Flecha. Lógicamente estoy entre los favoritos, pero hay muchos más. Schleck, que ganó el año pasado, Cunego, Di Luca, Rebellin, Bettini, Boogerd y no se olviden de Samuel Sánchez, ni de Joaquín Rodríguez, que fue el más grande en la Clásica de Primavera. En 2006 gané dos de las tres clásicas, así que ojalá pudiera repetir. Pero con una de ellas me conformo.

¿Con cuál?

La Amstel estaría muy bien, pero la Lieja-Bastoña-Lieja es pata negra... Es una de las cinco carreras más importantes del mundo. Me haría mucha ilusión volver a ganarla.

Paso a paso... La Amstel.

Sí... Insisto en que hay muchos corredores que pueden dar guerra. Veo con posibilidades de ganar a Óscar Freire, ojo con él. Es un terreno que le va ideal. Tiene un punto de velocidad más que yo, sabe colocarse mejor y es, indudablemente, más habilidoso. Pero como es la carrera que me falta, pues iré a por ella.

Así que prevé un sprint con Freire de por medio, ¿no?

Podría ser. Y Freire no tiene ningún miedo y a mí me impone mucho respeto, la verdad...

Las clásicas están de moda. Mire a Juan Antonio Flecha en la París-Roubaix.

Fue increíble. Ha demostrado que cualquier año la puede ganar. Y destaco también a mi compañero José Joaquín Rojas, que quedó 26º. En tres años la puede disputar a tope. Es bonito que en España la gente sepa que somos capaces de ganar pruebas de un día. Y que se entere todo el mundo, que en Bélgica y en Holanda hay tanta afición en las cunetas como en el Tour de Francia, como también la hubo en el País Vasco, Estella, Amorebieta... Una clásica de éstas es como un Tour pero en un día.

Pues que siga la fiesta del ciclismo español.

Sería perfecto. El inicio de temporada ha sido formidable. Se demuestra que estamos trabajando bien.