Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

Ciclismo | Vuelta a España: Las audiencias

La Vuelta perdió 150.000 espectadores esta edición

Sólo cuatro etapas superaron el millón de audiencia

La Vuelta a España que acaba de concluir ha sido la menos vista de los últimos 10 años. Con una media de 807.000 espectadores, la carrera pierde 150.000 respecto a la de 2006 para registrar un mínimo histórico. La audiencia le ha dado la espalda a la Vuelta y sólo en las cuatro etapas de montaña (Los Lagos, Cerler, Arcalís y Abantos) se superó el millón de personas frente al televisor.

Los causantes de este desinterés son varios, desde la coincidencia con el Eurobasket y los Mundiales de Fórmula 1 y motociclismo, hasta la ausencia de figuras en el pelotón y la superioridad de Menchov sobre el resto de sus rivales. Esa coincidencia de la prueba con otros acontecimientos deportivos ha provocado que el público optara por una alternativa al ciclismo. El recorrido de esta edición, excesivamente llano, ha restado espectacularidad y no ha ayudado a enganchar a la gente.

Zaragoza.

Una etapa ha hecho más daño que ninguna otra en esta edición: la contrarreloj de Zaragoza, que transcurrió casi íntegramente durante los 52 kilómetros por la autovía A-23, con un desolador paisaje de cunetas vacías. Esa jornada, además, marcó excesivas diferencias entre los favoritos, con lo que la atención por la Vuelta decayó de una manera alarmante.

Ignacio Ayuso, director general de Unipublic, empresa organizadora de la carrera, reconoce que la falta de espectadores ha sido el talón de Aquiles de este año: "El balance ha sido positivo, la asistencia de público en las carreteras ha sido espectacular, pero las audiencias no nos han acompañado".

El descenso en los índices de televisión es una tónica constante desde hace diez años, tanto en el Tour de Francia como en nuestra competición (ver gráfico adjunto): casi dos millones separan la Vuelta de 1999, en la que se impuso Jan Ullrich por delante de Igor Gónzalez de Galdeano y Roberto Heras, de la de 2007, donde el podio lo han copado Denis Menchov, Carlos Sastre y Samuel Sánchez. Al ver uno y otro podio tampoco existen grandes diferencias: un ganador extranjero de primer nivel y dos corredores españoles también de primera fila. Sin embargo, los escándalos de dopaje, las guerras internas con la UCI y la huida de patrocinadores han hecho mella.

Víctor Cordero, director de la Vuelta, apuesta por la innovación para conseguir nuevos adeptos al ciclismo: "Nuestra obligación es buscar otras fórmulas para que el producto resulte más atractivo". Renovarse o morir, y este deporte necesita aire fresco.