Estás leyendo

"El amateurismo frenó al rugby en España"

Rugby | Estudio de este deporte

"El amateurismo frenó al rugby en España"

"El amateurismo frenó al rugby en España"

dani sastre

A diferencia de la mayoría de los deportes en España, que están viviendo una época dorada, el rugby parece estancado en cuanto a practicantes, seguidores y resultados. AS ha efectuado un sondeo para intentar comprender cuáles son los problemas que atraviesa este noble deporte.

En un tiempo en que España consigue grandes resultados en casi todas las especialidades deportivas, el rugby sigue siendo el Patito Feo. Estamos muy lejos de los equipos del Seis Naciones, selecciones oceánicas y Suráfrica, e incluso vamos de modestos en el segundo escalón europeo. Es inexplicable siendo además un deporte de equipo, que son los que más enganchan a los españoles como practicantes y seguidores. "Al rugby español le falta sobre todo dedicación", explica Alfonso Mandado, presidente de la Federación Española de Rugby (FER). "Varios jugadores de la Selección faltaron a entrenamientos para el decisivo partido contra Rusia por causa de los exámenes". La derrota ante los rusos impidió la clasificación para el Mundial.

Dedicación es una forma de llamar al profesionalismo. "La única fórmula de que los jugadores puedan dedicarse por entero al rugby, por encima de sus trabajos o estudios, es el dinero", coincide Mandado. "Nos faltan sponsors a nivel de Sele­cción y equipos. Y también mayor atención de los medios informativos, el escaparate para atraer a los patrocinadores".

Pero la cosa no es de ayer. El año que viene se cumplirán cien años del primer partido de rugby en España. Otros deportes han corrido más en menos tiempo. "El rugby español siempre ha enarbolado la bandera del amateurismo y eso nos ha frenado". Mandado aclara que está totalmente a favor de los "valores de deportividad, sana rivalidad y solidaridad" que aporta su deporte y que "hay que mantener". "Pero está claro que bastantes países escogieron hace mucho la vía del profesionalismo y aquí no seguimos el mismo camino. Hay unos 350 jugadores rumanos que juegan en el extranjero. Españoles no sé si llegan a los quince".

Con todo, Mandado no es pesimista. Las cifras de 17.000 licencias y 190 equipos "son las más altas de la historia". Y la FER tiene en marcha planes como la detección de jóvenes valores y la introducción del rugby en los colegios mediante modalidades que son medio juego medio deporte, como el rugby cinta, en el que los practicantes llevan una cuerda de la que pueden ser agarrados, o el rugby toque, en el que basta con tocar al contrario. Con ello se evitan placajes y golpes, "que es lo que más echa hacia atrás a los padres para que sus hijos practiquen este deporte, que no es violento, es de contacto".

Etiquetado en:

También te puede interesar