Actualizado

Actualizado a las

Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

RUGBY | SEIS NACIONES | IRLANDA 42 - ITALIA 10

Irlanda abusa de Italia y entierra sus frustraciones

Irlanda se aprovechó hoy de Italia para endosarla una contundente derrota (42-10) y enterrar de paso las frustraciones que han marcado su comienzo en el torneo.

Sin posibilidades ya de alzarse con el Grand Slam o la Triple Corona en el Seis Naciones de rugby, Irlanda se aprovechó hoy de Italia para endosarla una contundente derrota (42-10) y enterrar de paso las frustraciones que han marcado su comienzo en el torneo.

Después de la suspensión del partido de la segunda jornada frente a Francia en París, a la baja de su capitán, Brian O'Driscoll, se le unió la de Gert Smal, el entrenador de la delantera irlandesa, quien se pierde el resto de la temporada por un problema ocular.

La derrota en casa frente a Gales en el último minuto del primer partido también dolió, y mucho. Por eso, el XV del Trébol tenía hoy la obligación de retomar las sensaciones que dejó en el pasado Mundial de Sudáfrica y reconciliarse con su parroquia.

Y nada mejor que la débil Italia para comenzar a cambiar la estadística del Aviva Stadium, el antiguo Lansdowne Road, donde desde su remodelación Irlanda solo había ganado seis de sus nueve encuentros.

Con cinco ensayos, tres de ellos en la segunda parte y un Jonathan Sexton espectacular tanto con los pies como con sus pases a la mano, los verdes acudirán a París la próxima semana con más confianza tras mejorar también el los saques de banda y las melés.

Italia, por contra, tiene, quizá, la peor melé y alineación defensiva del campeonato, más aún por la sensible baja de Martin Castrogiovanni, lo que aprovechó Irlanda para afinar todas la piezas.

No sucedió, no obstante, hasta la segunda parte, después de un primer acto decepcionante por ambas partes.

Italia inauguró el marcador a los ocho minutos con un golpe de castigo de Tobias Botes, quien jugaba su tercer partido internacional y el primero como titular en la posición de medio apertura.

Impreciso, el transalpino erró casi todas sus patadas a palos posteriores, al contrario que su número opuesto, Sexton, quien solo falló la última transformación.

No era, sin embargo, la tónica de los verdes en general, que levantaron el pie del acelerador después de su primer ensayo.

Este llegó en el minuto 16 tras una buena ruptura de Rob Kearney y una captura de Paul O''Connell en un saque de banda a poco más de 10 metros de la línea de gol rival. Tras el "maul" irlandés, Keith Earl se llevó por delante el placaje de Botes y posó el oval.

A Irlanda y a los 50.000 espectadores que llenaban el Aviva Stadium les entró a partir de ahí una pájara, acentuada por la falta de concentración y los consiguientes errores de los hombres que dirige Declan Kidney.

Les castigó Italia en una jugada que retrató la falta de comunicación existente entre los delanteros irlandeses, afectados, sin duda por la pérdida de Smal.

Media docena de "verdes" concentrados en apenas dos metros cuadrados dio a Italia espacio en el ancho del campo para la entrada bajo palos de Sergio Parisse y ensayo de uno de los mejores "ochos" del hemisferio norte.

Irlanda maquilló el marcador a tres minutos del descanso, cuando sorprendentemente Sexton decidió, en vez de intentar un golpe de castigo, mandar el balón a banda para tratar de sumar siete puntos.

Le salió perfecto a los locales con el ensayo de Tommy Bowe y la transformación de un infalible Sexton, nombrado el mejor jugador del partido.

Irlanda necesitaba meter una marcha más tras la reanudación y con un plus de velocidad y disciplina en la defensa acabó aplastando a un rival que fue incapaz de sumar puntos en los 40 minutos restantes.

Otro ensayo de Bowe al cuarto de hora de juego de la segunda parte y otros dos de Tom Court y Andrew Trimble dieron brillo en el marcador a la victoria de Irlanda, La terapia perfecta para curar sus frustraciones.