Actualizado

Actualizado a las

Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

Balonmano | Ciudad Encantada 23 - Barcelona 32

El Barcelona ganó en Cuenca sin esfuerzo

El Barcelona Intersport ganó con facilidad al Ciudad Encantada cumpliendo con el pronóstico ante un rival que acusó la falta de plantilla en la segunda parte.

EFE

Se puede decir que, para el conjunto azulgrana, fue un excelente entrenamiento pensando en la visita del Copenhague el próximo sábado en el Palau Blaugrana. La única nota negativa del equipo de Xavi Pascual fue la lesión de Albert Rocas en una rodilla.

Se sabía de las dificultades del encuentro para el conjunto conquense, pero en los primeros minutos el Barcelona perdió cuatro balones lo que permitió al conjunto local el ir anotando y mantener la igualdad en el marcador hasta el minuto 10 (4-4).

A partir de esos momentos, la actuación de Sjontrand fue determinante para que su equipo se marchara en el luminoso. Acertado en los seis metros, estuvo inconmensurable desde los nueve, lo que detuvo en seco al ataque conquense. El portero visitante se fue al descanso con un 50 por ciento deteniendo once balones de los veintidós que le lanzaron.

Además, el Ciudad Encantada encontró muchos problemas en el ataque, no sólo por la actuación del portero rival. Paván fue sometido a un estrecho marcaje lo que obligó a que sus compañeros, físicamente inferiores a sus rivales, se vieran obligados a circular el esférico. Esto provocó constantes pérdidas del balón que, al contraataque, el Barcelona no perdonó.

A falta de cinco minutos para el descanso, el 7-14 parecía dar por sentenciado el partido, pero el equipo de Xavi Pascual se durmió en los laureles, desaprovechó varios ataques posicionales, Kappelin detuvo tres de seis metros y el parcial de 3-0 volvió a meter a los conquenses en el partido. Al descanso se llegó con un 11-16 que de momento no suponía una debacle conquense.

La segunda parte transcurrió por los mismos derroteros que la primera. Salió fuerte el Barcelona y se fue de ocho, 12-20, a los siete minutos. El Ciudad Encantada hizo una defensa abierta y su rival lo aprovechó por velocidad y estatura lo que hizo que la diferencia aumentara hasta los nueve goles, 15-24.

Entonces llegó una buena reacción conquense, de la mano de un acertado Álvaro de Hita en la portería, lo que permitió un parcial de 3-0, dejando en seis los goles a favor de los azulgranas.

Sin embargo, en la recta final del partido, las fuerzas físicas abandonaron a los de Zupo Equisoain y con ello llegaron varias pérdidas consecutivas de balón que fueron aprovechadas por su rival para lanzar fácil y ampliar el luminoso, poniendo la diferencia máxima en doce tantos, 20-32, a falta de seis minutos para el final.

Al Ciudad Encantada le costaba muchísimo conseguir un gol porque Sjontrand siguió sumando aciertos, terminó con 22 paradas, y lo más que pudo hacer es dejar el marcador final en nueve abajo, algo lógico teniendo en cuenta la diferencia abismal entre uno y otro equipo.