Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

Fútbol sala | Final de la UEFA Cup | Barcelona 3 - Dinamo 1

El Barça sí es campeón europeo en fútbol sala

La máxima competición continental que le faltaba

Juanma Leiva

El Barça sí es campeón europeo en fútbol sala Ampliar
CAMPEONES DE EUROPA. El Barça celebra sobre la cancha su victoria en la final de la UEFA Cup.

El Barça se proclamó ayer por primera vez en su historia campeón de Europa de fútbol sala tras vencer en la final de la máxima competición, la UEFA Cup, al Dinamo de Moscú. Un triunfo que pone la guinda al ambicioso proyecto culé, que ya ha ganado Liga, Copa y Copa del Rey en España, y que ahora traspasa su dominio al continente. Con este título, además, en Can Barça ya pueden alardear de contar con Copas de Europa en todas sus secciones profesionales: dos tiene el baloncesto, cuatro, el fútbol; ocho, el balonmano; 19, el hockey patines... sólo faltaba el fútbol sala.

Y en su primera oportunidad, el equipo entrenado por Marc Carmona no falló. En un pabellón Barris Nord de Lleida a reventar (qué bien le ha hecho al fútbol sala la gran imagen de esta Final Four), el Barça se jugaba el objetivo por el que, primero Laporta y luego Rosell, han apostado tanto esfuerzo y dinero. Y la misión no era fácil ya que enfrente estaba un Dinamo repleto de estrellas y al que, de justicia es decirlo, tampoco le faltan recursos.

Pronto demostró el equipo culé que no iba a defraudar. Concretamente un minuto, el que le costó a Wilde marcar tras jugada de estrategia. Pero ese tanto también despertó a los rusos, que pasaron a dominar y amenazar a un impecable Sedano.

Fiesta.

Tras el descanso Lin, el segoviano que pasó de la obra a estrella de este deporte, culminó una contra de Wilde. Tino Pérez, español que dirige al Dinamo, sacó portero-jugador y Rakhimov puso el 2-1 a falta de dos minutos. Momentos de tensión en los que el ruso-brasileño Cirilo pudo arruinar la fiesta si su remate no lo hubiese repelido la madera. Pero era el día de los culés, que sentenciaron en un balón que Ari peleó y cedió al ídolo Torras, único canterano del plantel, para que firmara la victoria y diese la opción al capitán Javi Rodríguez de levantar, en una semana de decepciones europeas culés, la Copa de Europa que le faltaba al Barça.