Actualizado

Actualizado a las

Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

BALONMANOFRANCIA

Karabatic se reincorporará al Montpellier sin sanciones

Karabatic se reincorporará al Montpellier sin ser objeto de sanciones disciplinarias por el escándalo de las apuestas y presuntos partidos amañados que investiga la justicia francesa.

El presidente del Montpellier, Rémy Lévy, anunció hoy que la estrella del balonmano francés, Nicola Karabatic, se reincorporará a la plantilla del club sin ser objeto de sanciones disciplinarias por el escándalo de las apuestas y presuntos partidos amañados que investiga la justicia francesa.

La decisión del club se produce después de que el pasado jueves el Tribunal de Apelación de Montpellier levantara las medidas cautelares impuestas a la estrella del baloncesto francés por su presunta implicación en una trama de amaño de partidos durante la pasada temporada.

El campeón olímpico, al que la prensa francesa había atribuido interés por abandonar su país y recalar en un club extranjero como el FC Barcelona, podrá regresar a los entrenamientos y, eventualmente, volver a competir en Francia.

Tras una reunión con los dirigentes del club, el icono del balonmano galo se aseguró que no había apostado y la cúpula del Montpellier dio por buena su palabra, explicó el presidente. Karabatic sostiene que él no apostó, sino que lo hizo su novia a título individual, y negó haber amañando el partido investigado ya que ni tan siquiera lo disputó.

Su hermano Luka, sin embargo, ha reconocido que sí apostó sobre el resultado adverso para su equipo al descanso del encuentro contra el Cesson, aunque negó haber intentado amañar el partido. Por ello recibirá una sanción que podría llegar hasta el despido, señaló Lévy, quien dijo que quienes hayan apostado "no son dignos de llevar la camiseta del club".

Los hermanos Karabatic, Issam Tej, Primoz Prost y Dragan Gajic están inculpados por la justicia por estafa, tras haber presuntamente apostado sobre el resultado de un partido de su equipo. Los investigadores probaron que los jugadores y sus novias o esposas apostaron en despachos de loterías a que su equipo se marchaba por debajo en el marcador al descanso del encuentro que jugaba contra el Cesson el pasado 12 de mayo.

El Montpellier, que para entonces ya era campeón de Francia por quinto año consecutivo, acabó por debajo en el medio tiempo y, a la postre, sumó ese día su primera derrota de la temporada contra un modesto equipo que se jugaba el descenso.

Sus abogados sostienen que los jugadores cometieron una falta contra su contrato, que les prohibía apostar, pero en ningún momento amañaron el encuentro, en el que el mejor jugador del mundo ni siquiera participó. Sostienen que ni siquiera contravinieron las reglas de la federación de balonmano, que incluyó la prohibición de apostar a principios de la actual temporada.