Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

BALONMANO | ASOBAL | BARÇA 31 - GRANOLLERS 24

El Barcelona somete a un voluntarioso Granollers

El Granollers aguantó un parte, después el poderío azulgrana pudo con la voluntad de los visitantes. Destacaron Rocas y Gurbindo, ambos con cinco tantos.

El Barcelona Intersport sometió hoy a un voluntarioso Granollers en el derbi catalán en el Palau Blaugrana (31-24), donde los vallesanos plantaron cara durante cuarenta minutos, pero no lograron soportar el ritmo de juego de un Barça que aún no conoce la derrota.

Todo atisbo de equilibrio entre ambos equipos aguantó poco más de una parte, el tiempo que el Granollers consiguió obstaculizar la máquina culé. Los de Xavi Pascual establecían un dominio inicial en el que mantuvieron su portería a cero hasta el minuto seis (4-1).

Un derbi es un derbi, con la inyección de actitud que eso conlleva a menudo, pero la tabla dicta sentencia y al final el marcador fue el reflejo de ello. No así en el parqué, donde hasta a falta de veinte minutos, el Granollers no empezó a doblar la rodilla definitivamente.

El Barça navega invicto aún en Liga y Liga de Campeones, mientras su vecino se ahoga inmerso en un concurso de acreedores y con bajas en su plantilla. Pero los vallesanos, aún así, han demostrado dar la cara ante los nubarrones en este campeonato.

A los once minutos empataron el partido (5-5) y durante treinta más consiguieron no despegarse de su rival en el marcador más allá de una diferencia que oscilaba a los cuatro tantos como máximo. Más aún cuando el encuentro se encallaba a los veinte minutos, entre un Gonzalo notable y la falta de precisión local.

El meta detenía con dos espectaculares manoplas a Stranovsky y Entrerríos (13-9, m.27) y evitaba que el Barcelona se escapara. Un tanto de Capdevila lograba recortar a dos la distancia al descanso (14-12) y daba esperanzas al Granollers.

El incordio aguantó diez minutos más. Y eso que a punto estuvieron de volver a equilibrar el marcador tras la reanudación (14-13). Fue lo más cerca que estuvieron de emular aquella victoria en el ''play-off'' de la temporada 1992-93 (27-29). Un entonces jugador de aquella época, Iñaki Undargarín, observaba el partido esta tarde en su localidad en el Palau, junto a su esposa, la Infanta Cristina.

Pero todo ese esfuerzo extra hizo mella en los de Toni García. El Barça establecía la máxima diferencia (20-15, m. 40) y el goteo de goles fue insistente, imparable y, al fin, demoledor.

Durante cerca de ocho minutos, el Granollers fue incapaz de anotar ante un inspirado Saric, que permitía a los azulgranas seguir ampliando su renta hasta los ocho goles (23-15, m.44). El Barça aprovechó para mover banquillo y ahorrar fuerzas para empresas mayores, visto el partido para sentencia hasta el definitivo 31-24.