Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

BALONMANO | CONSTANTA 23 - ATLÉTICO 28

Dahl y los "cañoneros" rescatan al Atlético de la derrota

Una excepcional actuación del portero Dahl y, sobre todo, de los "cañoneros" Markussen y Lazarov, permitieron al Atlético sumar una importantísima victoria en su visita a Rumanía.

Una excepcional actuación del portero Magnus Dahl y, sobre todo, de los "cañoneros" Nikolaj Markussen y Kiril Lazarov, permitieron al Atlético de Madrid sumar una importantísima victoria (23-28) en su visita a la pista del Constanta rumano, en un encuentro que parecía perdido para los rojiblancos al inicio de la segunda mitad.

Nunca un tiempo muerto tuvo efectos más beneficiosos como el que el preparador rojiblanco, Talant Dujshebaev, se vio obligado hoy a solicitar a los cinco minutos de la segunda mitad, con el Atlético naufragando y abocado a una más que previsible nueva derrota en la máxima competición continental.

Una charla sin contemplaciones, con un Dujshebaev desatado, que no dudó en sacar públicamente los colores a algunas de sus máximas estrellas, como el central Joan Cañellas, sabedor de que el Atlético no podía permitirse ningún tropiezo más. "Joan -Cañellas- tus compañeros hacen lo que quieren. ¡Pon orden como central!", gritó el entrenador Atlético, enfadadísimo por la incapacidad de sus pupilos para dotar de sentido y continuidad al juego ofensivo.

Y es que bastaron treinta minutos para que la leve mejoría que el conjunto madrileño evidenció el pasado domingo ante el GlobalCaja Ciudad Encantada se diluyera por completo ante un Constanta, al que le bastó con la inteligencia de Dalibor Cutura y el brazo de Javier Humet para desnudar a los rojiblancos. Un Atlético, que caminaba irremediablemente a su cuarta derrota en la Liga de Campeones, tras un desastroso inicio de segundo tiempo, en el que los madrileños, tras encajar un parcial de 4-0, marchaban con una desventaja de cinco tantos (17-12) en el marcador.

Diferencia que hizo estallar a Dujshebaev, que con su soflama hizo reaccionar definitivamente a sus jugadores, o al menos, a tres, al portero Magnus Dahl y a los laterales Nikolaj Markussen y Kiril Lazarov, que con un ejercicio de fe y talento lograron lo que parecía imposible, la remontada. Sustentados en las paradas de Dahl, que cerró el segundo período con diez intervenciones, la defensa atlética dejó de ser el débil entramado en el que Cutura se movió a su antojo, repartiendo goles a cuanto compañero se encontró por delante.

Mientras que en ataque Markussen, que cerró el partido con ocho goles, y Lazarov, que firmó nueve, se encargaron de paliar los defectos de un Atlético, que volvió a mostrar una preocupante incapacidad para conectar con sus extremos y pivotes. Goles y paradas, que permitieron a los rojiblancos dar la vuelta al marcador con un parcial de 4-10, que situaba a los de Dujshebaev por primera vez por delante (21-22) a menos de diez minutos para el final.

Un tiempo en el que los madrileños, aferrados a la efectividad de Lazarov y Markussen, siguieron aumentando su ventaja, hasta lograr un triunfo 23-28, que alivia la situación clasificatoria de los de Dujshebaev, aunque no los problemas de un Atlético, que hoy volvió a evidenciar en Bucarest, que todavía tiene mucho que mejorar.