Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

PREMIOS AS DEL DEPORTE

Contador, Valverde y Purito ofrecieron la mejor Vuelta

Alberto Contador, Alejandro Valverde y Purito Rodríguez, los tres primeros de la Vuelta 2012, brindaron a los aficionados la que muchos han llamado ya la mejor ronda española de la historia.

Contador, Valverde y Purito ofrecieron la mejor Vuelta Ampliar
GRAN VUELTA. Alejandro Valverde (segundo), Alberto Contador (primero) y Purito Rodríguez (tercero), en el podio final de Madrid, en Cibeles.

La Vuelta de 2012 se presentaba en la previa como un duelo entre un español, Alberto Contador, que regresaba a una grande como máximo favorito tras cumplir su sanción, y un británico, Chris Froome, segundo del Tour, en julio, y de la ronda nacional de 2011. El recorrido, con diez finales en alto y sólo 40 km de crono individual, ayudaba al espectáculo. "Lo ideal sería que uno de nuestros ciclistas y otro de fuera se jueguen el triunfo", decía Javier Guillén, director de la carrera. Al margen de estos dos, Purito Rodríguez, segundo en el Giro, y Alejandro Valverde aterrizaban en Pamplona con el propósito de ganar.

La jugada le salió redonda a los organizadores. En la primera semana, con tres llegadas de montaña y las cuestas de Rapitán y Montjuïc, Valverde y Purito distanciaron a Contador y Froome, lo que les obligaba a pasar al ataque para remontar. Sin embargo, Froome acusó la fatiga acumulada durante el Tour y tendría que conformarse con la cuarta plaza final. La general iba a decidirse entre los españoles tras las vibrantes contrarreloj de Pontevedra y la subida al rampón del Mirador de Ézaro.

Contador, incansable en su intento de desbancar a Purito, lo probó en Ézaro, Ancares, Lagos y Cuitu Negru. Con cada acelerón, saltaban tras él el maillot rojo y Valverde. Hasta el día de Fuente Dé, donde el madrileño lanzó una tremenda ofensiva a 51 km de meta que dio un vuelco a la clasificación: cogió el liderato y Valverde adelantó a Purito en la segunda posición. Quedaba la última bala de La Bola del Mundo, donde se certificó el podio y Purito murió con las botas puestas. Muchos ya consideran a la Vuelta de 2012 la mejor de siempre, por protagonistas, trazado y cómo se peleó cada metro.