Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

Grand Slam de ultramaratón

Un bombero de Alcoy es el rey de los desiertos

Vicente García Beneito (Villena, 1976) disputará desde el domingo el ultramaratón de la Antártida que recorre 250 km en seis días. Ya ha ganado este año en Atacama, Gobi y Sahara. Si triunfa en el Polo Sur sería el primer hombre en hacer el 'Grand Slam 4 Deserts' en el mismo año.

Juanma Bellón

Un bombero de Alcoy  es el rey de los desiertos Ampliar
A POR EL GRAND SLAM. Vicente Juan García Beneito, con los trofeos del Atacama, Gobi y Sahara.

De bombero en Alcoy a rey de los desiertos. Es la transformación que ha sufrido Vicente Juan García Beneito (Villena, 1976) que en 2012 ha ganado los ultramaratones de los desiertos del Atacama, Gobi, Sahara y desde este domingo aspira a conquistar el de la Antártida. Los cuatro forman el 4 Deserts. Un Grand Slam que sólo el sudafricano Ryan Sandes ha conseguido, aunque eso sí, en años diferentes. Vicente podría hacerlo todo de una tacada. "Sería un sueño lograrlo".

Las carreras del 4 Deserts suman un total de 250 kilómetros divididos en seis etapas. Han de realizarse en condiciones de autosuficiencia. Es decir "se sale con la comida y el material el primer día y con eso tienes que llegar al último. Tienes que llevar barritas, geles, liofilizados... Se exige ir con un mínimo de 14.000 calorías y además transportas la esterilla, el saco, botiquín, navaja...". Eso endurece la gesta: "Cuando llevas cuatro días comiendo así, y más de 100 kilómetros en las piernas, la cosa se complica".

Vicente era un corredor de media maratón y campo a través, pero la marca Wild Wolf se fijó en él para este proyecto después de hacer una carrera así en Argelia (2006): "Al principio la idea era acabar las cuatro pruebas en el mismo año (algo que sólo ocho hombres han hecho)". Pero de repente se encontró con las victorias. La primera llegó en Chile, en el desierto de Atacama. "Me resultó una carrera espectacular. Correr por un desierto a 50 grados viendo la cordillera de los Andes nevada. Es una sensación preciosa". Ganó con más de 1h 15 sobre su rival. En el Gobi continuó su gesta y en el Sahara, hace apenas un mes, llegó la tercera victoria "entre dunas y arena". Revela dónde está la mayor dureza: "Cuando llega la etapa reina y llevas entre 7 y 9 horas corriendo, es difícil a nivel psicológico y físico (salen ampollas, heridas...)".

En medio de la vorágine sigue con su trabajo de bombero. ¿Cómo lo hace? "Cambio días de permuta con los compañeros y a la familia (tiene un hijo) intento implicarla. Mi mujer viene a carreras de voluntaria".

El domingo comienza en la Antártida el fin de su aventura. "No sé cómo responderé al frío. La temperatura más alta será de tres grados bajo cero", dice Vicente que teme acusar "el cansancio del Sahara". A su favor, pueden dejar materiales en el Placius, el barco que les servirá de campamento. En su contra, que comienzan con la etapa reina (100 km). Después, cinco de 30. En total: 250 km que pueden valer un Grand Slam.