Actualizado

Actualizado a las

Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

RUGBY | DIVISIÓN DE HONOR

El Gernika da un golpe de autoridad a costa del Quesos

Los basurdes ratifican su liderato con un amplio triunfo (34-18).

El Bizkaia Gernika dio un golpe sobre la mesa de la División de Honor de rugby con su autoritario triunfo en la tarde de ayer en Urbieta sobre el VRAC Quesos Entrepinares, un 34-18 cimentado en la escapada basurde, con tres ensayos, durante la segunda mitad. Fue la primera derrota después de siete partidos en esta campaña del conjunto vallisoletano, que no encontró contestación a la crecida del Gernika en la segunda mitad, cuando los ensayos de Amosa, Magunazelaia y Torres Suar quebraron sin posibilidad de retorno la cerrada igualdad que había dominado la primera mitad.

En el debut del último fichaje del Quesos, el fijiano Carlos Gavidi, fue el samoano Amosa el que protagonizó una parte grande de la victoria local. Al VRAC le costó un tanto entrar en el partido: en el minuto 8 encajó el primer ensayo, de Olaeta, en una jugada llevada hasta el límite de la banda por el equipo de Jorge Chancha Giménez. La escapada del ala basurde contrastó con la prevalencia del juego en el medio campo, con muchos puntos de encuentro, sin pasillos que explotar para el juego abierto de ambos rivales. Donde se esperaba un duelo de balón veloz y abierto apareció un partido muy físico, en el que ninguno de los dos equipos se ahorró nada y que se cobró la recaída de Winston Wilson, el centro samoano de Gernika, y varios tocados. Wilson, precisamente, sería el autor del ensayo que, en el minuto 22, significaba la segunda marca en la zona roja del VRAC.

Fue ese el tiempo que le costó al equipo azul encontrarse y culminar su juego. Hilaba movimientos, pero le fallaban las finalizaciones. Liso Arbizu había pasado un golpe para hacer la goma y, por fin, hubo de ser un primera línea, Nacho Blanco, el que se fuera a por el ensayo para el VRAC, hacia la media hora. Gutiérrez Muller lo transformó y, con otro golpe más para cada equipo, al descanso campeaba una prometedora igualada a 13. La rompería, nada más reanudarse el juego, el talonador Ovejero: otro primera haciendo puntos, al final de una jugada de pasamanos del VRAC. Ahí pareció que se venían los queseros con su rugby expansivo, dispuestos a frenar la escapada del Gernika en la tabla.

Pero ocurrió exactamente lo contrario. Ocurrió que Amosa tardó cinco minutos en poner el empate a 18, con una de sus clásicas galopadas de potencia. Cusack agregó dos más en la transformación. Y, en el minuto 55, Jon Magunazelaia acabó otra avanzada por empuje del Gernika. Cusack no falló a la cita. Con 20 minutos por delante, el equipo de Chancha Giménez tenía el marcador de su lado (27-18) y el punto bonus en el bolsillo. Pero, sobre todo, había derribado la resistencia del Quesos, que no iba a recuperarse. Otro ensayo de Torres Suar y un postero golpe anotado por Cusack elevaron la distancia hasta el rotundo 34-18 definitivo.

En el otro encuentro de la jornada de sábado, el Atlético de Madrid protagonizó una espectacular remontada para dejar en la cuneta al Hernani: perdía 8-24 en la primera mitad y acabaría venciendo por 30-24 en un espectacular esfuerzo. El Hernani había dominado el marcador gracias a un par de marcas por delantera, acabando un par de mauls con Apaolaza y Otxotorena, pese a su inferioridad en la melé y las fases estáticas. Sólo un ensayo de Jacobo Martín antes del intermedio redujo la notoria ventaja vasca. En la segunda parte, sin embargo, el partido dio un vuelco extremo. Las marcas de Brasca y Romanelli voltearon el marcador. Y Heredia, con el pie, ratificó el triunfo de los rojiblancos, que aguantaron en los diez minutos finales el empuje de un Hernani al que el bonus defensivo le supo envenenado.