Actualizado

Actualizado a las

Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

Golf

McIlroy es el nuevo tigre

El norirlandés Rory McIlroy ganó ayer en la final del Circuito Europeo en Dubai. En 2012 ha liderado las listas de ganancias del Viejo Continente y de Estados Unidos, va a acabar número uno mundial y ha superado a Tiger en el total de ingresos en un año. Nike lo sabe y le ha fichado.

Juanma Bellón

Cinco birdies seguidos y victoria en la final del Circuito Europeo en Dubai con el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo (828 metros), presidiendo la gesta... Así acabó Rory McIlroy la temporada que le ha aupado definitivamente a la cima del golf universal. "No se puede terminar mejor", dijo el norirlandés, de 23 años, que superó a Justin Rose en el campo de Jumeirah, el patrocinador que apostó por él cuando era un adolescente.

Ahora McIlroy es una gran eminencia con una larga colección de méritos. Por ejemplo, en 2012 ha liderado las listas de ganancias de los circuitos Europeo y Americano. Ha sido el segundo en la historia en lograrlo (sólo el inglés Donald, en 2011, lo había hecho). Además, ha sumado 9,2 millones de euros, en torno a 300.000 más que Tiger en 2007, cuando batió el récord de beneficios en un año (8,9 millones de euros hizo de caja el Tigre).

En 2012, McIlroy también se ha consolidado como número uno mundial. Accedió por primera vez el 4 de marzo y estuvo un tiempo peleando con Luke Donald hasta agosto, cuando se marchó en solitario (lleva 22 semanas al frente) tras ganar el PGA Championship en Kiawah Island con 23 años. Este fue el segundo major de su vida, que añadió al US Open de 2011. Tiger se llevó su primer grande con 22 y el siguiente, aquel PGA que le arrebató a Sergio en 1999, llegó con 23. Igual que Rory, ganador este año de un total de cinco torneos.

Más allá de la rivalidad, el norirlandés y el Tigre han forjado una relación de amistad que parece haberse visto reforzada por la inminente llegada de McIlroy a Nike, el sponsor de Woods. Rory habría firmado un contrato con la marca cercano a los 20 millones de euros anuales. Un experto como Nick Faldo ve pegas en ello: "Cambiar de material es peligroso. Siempre te dicen que copiarán tus palos, que harán una bola a tu medida, pero hay una confianza en lo que tienes...".

De momento, Rory saborea su 2012: "Jugué muy bien todo el año, gané otro major y participé de una victoria fabulosa en la Ryder. No se puede pedir más". Pero promete no relajarse. "En 2013 espero seguir así o mejor todavía". Lo hará equipado con palos y ropa Nike.