Actualizado

Actualizado a las

Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

Maravilla Martínez

"Sus ojos tenían un brillo especial"

¿Cómo fue el momento de la coronación? El sentirse protagonista de un momento como ese...

¡Uffff! (resopla Maravilla Martínez en la habitación de su hotel en Cancún). La verdad es que fue raro. De repente ves a tu lado a la persona a la que has adorado toda tu vida y poder darle la mano y colocarle el cinturón... Humildemente, me sentí dentro de la historia de El Más Grande.

¿Y cómo es esa mano que midió fuerzas con Liston, Frazier o Foreman?

¡Enorme, muy grande! Esas manos de Ali marcaron un antes y un después en el boxeo. Para mí va a ser imposible olvidar ese momento en el que te quedas sin palabras, sin casi la posibilidad de decir algo coherente.

Pero en las fotos, en la distancia, se ve a un campeón disminuido por su enfermedad. ¿No daba también un poco de congoja verlo así?

Es cierto que la enfermedad le impide tener movilidad. Pero su mente, su cabeza, trabaja. Estoy seguro de que él también se emocionó y de que también encontraría emotivo el reconocimiento de tantos campeones reunidos. Cuando le quitaron las gafas de sol, sus ojos tenían un brillo especial. Me imagino cómo debían sentirse sus rivales cuando les miraba frente a frente. ¡Tremendo!

Imagino que la foto tendrá un lugar especial en su álbum...

Claro. Va a ser la foto, con mayúsculas. Porque es la foto que siempre quise. Es como si a un futbolista le ponen a Maradona delante. Como Ali no ha habido otro en el boxeo, ni lo habrá. No sé por qué no enseñan a boxear como él, que también lo hacía con las manos bajas. Yo sigo mirando sus vídeos y sigo aprendiendo.