Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

Balonmano | Mundial 2013

Sierra defiende la portería del galáctico PSG del jeque

Y guardará con Sterbik la meta de España en el Mundial.

Francia era un país exportador, con sólo un equipo, el Montpellier, capacitado para competir en Europa. De repente, el dinero catarí de Qatar Investiment Authority lo ha cambiado todo: en 2011 adquirió el 70 por ciento del París Saint-Germain de fútbol, y en 2012 compró directamente el París Handball al que también ha convertido en su marca PSG para el balonmano y con la misma intención: ser uno de los equipos punteros de Europa.

En fútbol, su gran fichaje del año ha sido Zlatan Ibrahimovic (21 millones de traspaso y casi 60 para el sueco en tres años). En el balonmano, y en comparación, las cifras son más aparatosas, porque el nuevo club ha pasado a ser el segundo más rico del mundo (tras el Kiel alemán), con 9,3 millones de euros de presupuesto, por los 2,2 que tenía el curso anterior.

Y aunque no está en la competición europea, el club parisino que preside el jeque Nasser Al-Khelaifi, ha contratado a 10 jugadores, todos internacionales, entre ellos Mikkel Hansen, considerado el mejor jugador del momento; Abalo, el más talentoso; Dinart, el defensor más sólido y los españoles Antonio García y Sierra. El primero, el emergente más destacado en la pasada Asobal, y el segundo, portero de la Selección.

De entrada, el PSG es el líder de la Liga, invicto y destacado, en una competición "que se parece a la española de hace dos o tres años, en la que los favoritos podían perder puntos en varias canchas", comenta Sierra, que alterna la titularidad.

"No hay una titularidad definida, porque el proyecto del PSG es de un equipo grande, con lo cual hay dos jugadores de nivel por puesto", señala el portero del jeque Al-Khelaifi, al que ha visto "sólo una vez".

Sierra señala que el París Saint-Germain se prepara "para ser un gran equipo en Europa", y dado que él también pasó por el Ciudad Real, un grande de la Liga española, no encuentra diferencias "a nivel de organización. Normalmente, en Francia los equipos viajan siempre en los trenes de alta velocidad, aunque el París los combina con el avión".

En un grupo multicultural, la noticia del inicio del campenato fue que el francés Honrubia y el serbio Boginovic, procedentes del Montpellier, estaban implicados en el escándalo de apuestas de partidos. "Pero de eso no se habla en la plantilla. Yo me entero por lo que se publica en España, porque el francés no lo entiendo bien", apunta el onubense, que de momento en París vive "como en cualquier otro lugar, porque entre viajes y entrenamientos no queda tiempo para hacer turismo".

La lesión de Hombrados le abrió un hueco en la Selección, y ya estuvo en los partidos del Preeuropeo. Ahora formará pareja con Sterbik en el Mundial que se celebrará en España desde el 11 de enero.