Actualizado

Actualizado a las

Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

EL REPORTAJE

La práctica del deporte en España es inmune a la crisis

Desde 2006, el número de federados ha aumentado. El fútbol, baloncesto y la escalada han crecido cada año. En 2011 el número de licencias deportivas federadas era de 3.547.177.

Miguel Á. Vasco

La práctica del deporte en España es inmune a la crisis Ampliar
La escalada es un deporte en crecimiento, que siguen experimentando el fútbol, el baloncesto, el golf y la caza. Desde 2006, Montaña y Escalada ha ido superando su número de federados. En 2011 eran 148.592.

La práctica del deporte parece algo irrenunciable en España, a pesar de la crisis. Hay un dato que lo certifica: mientras el CSD va a recortar para este año 2013 un 34% las subvenciones a las federaciones (no a todas por igual), desde 2001, el número de licencias deportivas federadas no ha dejado de crecer. El último dato censal del INE es de 46.815.916 habitantes y el total de licencias, en 2011 (los siguientes datos serán oficiales en los próximos meses), era de 3.547.177, es decir, un 7,5% de la población practicaba deporte federado (hay 66 federaciones a nivel estatal).

Desde 2006 hasta 2011, por establecer un período anterior, durante y actual de la crisis, los deportes con más federados son fútbol, baloncesto, caza, golf y montaña y escalada. El fútbol es el deporte con más practicantes federados, 834.458 (un 1,7% de la población). El número aumenta de forma significativa si tenemos en cuenta que en las ligas municipales no es necesario estar federado para su práctica. Es un deporte que ha crecido cada año desde 2001. En 2011 aumentó en 28.751 licencias (el Mundial de Sudáfrica conquistado por España seguro que fue una causa directa). Y 2003 fue el año de más auge, con un incremento de más de 53.000 federados.

Andalucía es la comunidad con más practicantes de fútbol federados masculinos y Cataluña lidera el número de licencias femeninas, con 8.199. Proporcionalmente al número de habitantes, Melilla tiene mayor porcentaje de licencias de fútbol (12,9%), y en la península, Navarra (11,3); Murcia tiene el porcentaje más bajo (6,2%), seguida, curiosamente, de Madrid. En esta comunidad, País Vasco y La Rioja el fútbol no fue, en 2011, el deporte con más licencias federadas. En Madrid, el primer deporte con más practicantes federados fue el golf; en La Rioja, la caza; y en el País Vasco, el fútbol era el tercero, por detrás del baloncesto y la caza. Esto sin tener en cuenta las federaciones autóctonas de los distintos deportes vascos. El fútbol sí es el primer deporte en 14 comunidades autónomas, más Ceuta y Melilla.

Distinta evolución.

La caza y el baloncesto se han alternado, desde 2006 a 2011, en el segundo y tercer puesto del ránking de mayor número de licencias federadas. La caza ha seguido al fútbol entre 2006 y 2009, mientras que el baloncesto se colocó como segundo deporte federado más practicado en 2010 y también en el pasado año. La medalla de plata en Pekín y el oro en el Europeo de Lituania, en 2009, contribuyeron a este auge. Pero hay otro dato que ha provocado el aumento en el número total de federados en baloncesto, que ha sido progresivo desde 2006: es el deporte con más licencias femeninas en España, con 136.248, que no han dejado de crecer (sí las masculinas, en 2011). El baloncesto es el deporte federado más practicado por mujeres en 11 comunidades y Ceuta. En Asturias, Cantabria, Madrid y Valencia es el golf; en Galicia es el atletismo; en Melilla, el pádel; y en Murcia, el voleibol.

La caza es el segundo deporte con más varones federados, tras el fútbol, porque el número de mujeres es exiguo: en 2011 sólo eran 1.071. Menos, por ejemplo, que los bolos, el ajedrez o la pelota.

Un dato que contribuye a la mayoritaria práctica del fútbol y el baloncesto es que son razonablemente económicos: al ser deportes de equipo, ambos rondan entre los 150 y 200 euros (licencia y calzado).

La caza ha decrecido en 2010 y 2011. En este sentido, el dinero que debe destinarse a su práctica tiene mucho que ver en esa recesión, y eso que ya no es necesario tener licencia federativa. Empezar a cazar, con un equipo básico, según la federación, puede rondar, en caza menor, de 1.200 a 1.500 euros, incluido el coto (municipal, que es más barato) y todos los trámites administrativos obligatorios (licencia de armas, de caza o geográfica y seguro).

El golf y la escalada, para los que también es obligatorio estar federado, completan el ránking de más licencias. Aunque la evolución de ambos ha sido diferente. Mientras que el golf ha decrecido en 2009 y 2010, la montaña y escalada ha aumentado en practicantes cada año. Aún así, la práctica de ambos deportes es cara: escalar, por ejemplo, en Peñalara (Madrid) para un neófito, con licencia y material básico, puede costar unos 1.400 euros; en unos 1.200, para un primer practicante de golf. Aún así, el deporte es la mejor forma de olvidar un rato la crisis.