Balonmano

Balonmano

balonmano
balonmano

Balonmano | Balonmano | Antonio García

"A nuestro mejor nivel es complicado que nos ganen"

El lateral justificó este optimismo en el excelente estado de forma de los internacionales españoles, que afrontan según García, la cita mundialista en el "mejor momento".

EFE

"A nuestro mejor nivel es complicado que nos ganen" Ampliar
ANTONIO GARCIA ENTREVISTA | RAFA APARICIO

El jugador de la selección española de balonmano Antonio García se mostró convencido del éxito del conjunto en el Mundial que arrancará mañana en España y recalcó que si el equipo nacional "muestra su mejor nivel" durante la competición "es complicado" que les ganen.

El lateral del París Saint Germain justificó este optimismo en el excelente estado de forma de los internacionales españoles, que afrontan según García, la cita mundialista en el "mejor momento" de sus carreras.

Tras perderse los Juegos Olímpicos por lesión, ¿afronta de alguna manera especial este Mundial?

Desde el día que me lesioné en Andorra durante la preparación para los Juegos y asumí que no iba a estar en Londres, me puse este Mundial en el punto de mira y pensé en prepararme bien para llegar en las mejores condiciones posibles, porque esta es una oportunidad única, mi debut en una gran competición internacional.

Un debut que impidió en Londres una lesión al segundo día de iniciar la preparación para los Juegos. Tras esa experiencia, ¿se encara de un modo distinto este tipo de concentraciones?

Los primeros días vas con un poco más de cuidado, incluso con un poco de miedo, te preocupas por cualquier molestia, ya he ido, por ejemplo, a hablar dos o tres veces con la fisio, pero a medida que pasan los días, de que te vas encontrando mejor, se pasa y ya sólo piensas en estar al máximo posible físicamente y así llego, y si Dios quiere se vera una buena versión de mí en el Mundial.

¿Cómo llega Antonio García a este Mundial?

Al llegar a Francia lesionado el período de adaptación todavía se hizo un poquito más duro, pero he ido en progresión durante la temporada, aunque no he disputado todos los partidos, ni de la forma que me hubiese gustado disputarlos.

Pero, por eso mismo, llego con muchísima ilusión, con muchísimas ganas de jugar otra vez en España, de jugar con el equipo nacional, de jugar de la manera que a mí más me gusta. Creo que voy a ofrecer una buena versión, porque también se va a ver una buena versión del equipo y eso me va a ayudar para sacar todo lo bueno que tengo.

¿Y el equipo cómo llega a la cita mundialista?

Pienso que casi todos, por no decir todos los componentes de la selección, estamos pasando por nuestra mejor etapa como balonmanistas, como se demostró en el pasado Europeo o en los Juegos, aunque nos eliminasen antes de lo que todos queríamos, y ahora pasa igual, creo que hay muchos jugadores que estamos en nuestro mejor momento y si mostramos durante la competición nuestro mejor nivel es complicado que nos ganen. Si estamos al cien por cien vamos a hacer algo grande.

¿Qué destacaría de la selección española?

Somos una selección en la que a lo mejor no hay un jugador que destaque por encima del resto, pero tácticamente somos un equipo que juega hace mucho tiempo a lo mismo. Sabemos a lo que jugamos y todo el mundo tiene claro cuáles son sus puntos fuertes individuales y cómo adaptarlos a la táctica colectiva.

¿Y el punto débil?

Necesitamos estar siempre al cien por cien, porque igual que digo que si jugamos al máximo podemos ganar a cualquiera, si no lo estamos también podemos perder con cualquier equipo. No tener una superestrella hace que todos tengamos que estar al máximo y si uno o dos fallan se nota.

España arranca con tres rivales -Argelia, Egipto y Australia- a priori sencillos. ¿Qué se puede esperar de estos partidos?

Sobre todo nos servirán para ver cómo llegamos al Mundial, pero creo que nos viene bien empezar así. Australia sí es un rival muy accesible, pero Argelia y Egipto son dos selecciones que hay que tener muy en cuenta.

Son equipos que defienden muy fuerte y en ataque tienen ese punto anárquico que les hace muy peligrosos, por lo que si tienen el día y nosotros no, te pueden ganar, lo que nos obligará a estar al cien por cien desde el primer día, porque cualquier susto con estos equipos condicionaría toda nuestra participación en el Mundial.

La trayectoria mundialista la marcarán los encuentros con Hungría y Croacia, en los que se pondrá en juego la primera plaza del grupo. ¿Qué destacaría de húngaros y croatas?

Croacia es una de las favoritas. Es un equipo muy sólido, con grandísimos jugadores como Kopljar o Duvnjak y la experiencia necesaria en estos torneos. Mientras que en Hungría hay que destacar, sobre todo, la presencia de Laszlo Nagy, aunque es un equipo que cada año está jugando mejor y siempre está peleando por entrar en las semifinales, como ya logró en los Juegos de Londres.

El balonmano español se aferra al éxito organizativo y deportivo del Mundial para salir de la crisis que afecta a este deporte. ¿Supone esto una responsabilidad añadida para el equipo?

Yo no sé si añade responsabilidad o no, pero sí sabemos que si hacemos un buen papel, si peleamos por las medallas y no digamos ya si ganamos, puede ser un punto de inflexión para que se nos tenga más en cuenta como deporte y que esta gran crisis que estamos padeciendo empiece a desaparecer, y digo que empiece, porque va a ser muy difícil que desaparezca a corto o medio plazo.

¿Con qué se conforma Antonio García en este Mundial?.

Si dijese que con ser campeón, diría que soy un poco osado, y si dijese que con entrar en semifinales, mucha gente dirá que me falta ambición, pero creo que si estamos al cien por cien, si jugamos a nuestro mejor nivel, lo que llegará será algo grande.