Balonmano

Balonmano

balonmano
balonmano

Balonmano | Mundial de España

La Caja Mágica aprobó bien el test y presentó una gran imagen

Las deficiencias de días atrás se solucionaron. "No ha habido ni rastro del frío de días anteriores ni de la humedad en la pista. Se ha hecho un gran trabajo".

Juanma Leiva

"¡Colas para ver balonmano! Para que luego se diga que no interesa", reivindicaba, a más de una hora del comienzo del partido, uno de los aficionados que asistieron ayer a la inauguración del Mundial en la Caja Mágica madrileña. Y es que el recinto, a pesar del poco cartel del rival, registró una gran entrada (se rozó el lleno). Primero, para ver una sencilla ceremonia de inauguración donde lo más destacado fue la presencia del príncipe Felipe en el palco y donde desfilaron todas las banderas de los países participantes, la de España a manos de Hombrados, que salió ovacionado.

Después para ver un encuentro donde España ganó fácil y conectó con un público donde llamó la atención el alto número de niños y que a los diez minutos ya hacía la 'ola'. Los propios jugadores destacaron el buen ambiente y se congratularon de que las deficiencias de días atrás estuvieran solucionadas. "No ha habido ni rastro del frío de días anteriores ni de la humedad en la pista. Se ha hecho un gran trabajo y la pista ha respondido".