Balonmano

Balonmano

balonmano
balonmano

Balonmano | DINAMARCA 41 - QATAR 27

Dinamarca presenta sus credenciales ante un rival menor

Dinamarca ha apabullado a una animosa Catar y presenta sus credenciales para ser la primera del grupo y con además para optar al podio final.

EFE

Dinamarca presenta sus credenciales ante un rival menor Ampliar
Los jugadores de Dinamarca celebran su victoria ante Qatar al finalizar el partido de la primera fase, grupo B, del Mundial de balonmano España 2013 que han disputado en el Pabellón de San Pablo, en Sevilla. | Paco Puentes

La selección de balonmano de Dinamarca ha apabullado a una animosa Catar (41-27) en el último partido de la primera jornada del Grupo B del Campeonato del Mundo España 2013, y presenta sus credenciales para ser la primera del grupo y con además para optar al podio final. Las dos veces subcampeona del mundo, en 1967 y 2011, y tercera en el 2007, y dos veces campeona de Europa 2008 y 2012, ha dado nulas opciones al equipo nacional de Catar, una de las "cenicientas" del grupo, pese a haber estado ya en tres mundiales.

El conjunto catarí, subcampeón de Asia en el 2002, no obstante, presentó resistencia -mientras que su rival se lo permitió o se descuidó- y obtuvo una buena renta de goles (13) en la primera media hora de juego, con un contragolpe veloz. Dinamarca, cimentada desde la portería, con un Niklas Landin como uno de los mejores porteros del mundo, y un Anders Eggert "mortal" ante el marco adversario y muy bien secundado por el lateral izquierdo y jugador del Atlético de Madrid, Nikolaj Markussen, -VIP del partido- fue de menos a mas hasta poner distancias insalvables como 14-6 y los 19-13 (descanso).

Catar, que debutó en el mundial de Portugal (2003) logró su hasta ahora mejor clasificación (16), tuvo la dificultad de comenzar el torneo con el peor adversario posible, aunque puso en liza ganas y rapidez al contragolpe. La segunda parte, Dinamarca, cuarta en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 19984 -en una de sus quinto ediciones disputadas-, comenzó a forzar "la maquina" hasta conseguir ventajas que fueron insalvables para los cataríes como el 28-19 (minuto 40) y 30-19 (m.42), ante un adversario que también acusó las exclusiones.

La brecha se fue haciendo mas grande en el marcador, y así a los 51 minutos la ventaja de los daneses era de 13 goles: 35-22, que fue aumentando paulatinamente, aunque a veces aminorada por un rival que consiguió marcarle nada menos que 27 goles a la poderosa Dinamarca.