Actualizado

Actualizado a las

Balonmano

Balonmano

balonmano
balonmano

Balonmano | MUNDIAL DE BALONMANO

España se acerca a octavos

La intensidad defensiva de los 'Faraones' puso en aprietos a los de Valero Rivera, que tomaron el mando a los 15 minutos y se dedicaron a administrar su ventaja

Yaiza Acosta

España se acerca a octavos Ampliar
Alberto Entrerríos lanza ante el pivote de Egipto Mohamed durante el partido. | Juan Carlos Hidalgo

España se ha impuesto esta tarde a Egipto en su segunda cita del Mundial de balonmano (24-29). La intensidad defensiva de los Faraones puso en apuros a los de Valero Rivera sobre todo en los primeros minutos. Eso ya lo sabía España. “Va a haber que correr, seguro”, decía antes de que sonara el pitido inicial el técnico español. Y cuando los árbitros decretaron el final, los jugadores lo corroboraron. “Hemos sudado mucho, (…) en defensa ha sido complicado”, aseguraba el jugador Valero Rivera.

A España le costó entrar en el partido 15 minutos. Antes, le había cedido el testigo al combinado árabe, que durante los primeros compases dominó el marcador. Pero cuando Aguinagalde y compañía encontraron su ritmo, ya no soltaron la batuta. El pivote, nombrado mejor jugador del encuentro, y en la primera parte, Rivera, abrieron el camino. El exterior sacó buen rédito de los contraataques en la primera media hora.

El Ahmar fue el mayor quebradero de cabeza para los españoles que, aunque pasaron seis minutos de la primera parte en inferioridad numérica, consiguieron perforar la portería del meta Mohamed con más asiduidad que los árabes.

La segunda parte comenzó igualada y la renta de cinco tantos que tenía España se mantuvo durante los primeros 11 minutos. Las dos selecciones marcaban con dificultad y parecían atascadas. Hasta que España dio un pequeño arreón y se colocó siete goles arriba (16-23, min. 42). Después, los de Valero Rivera volvieron a desinflarse. Le tocaba a Egipto tirar los dados. Los africanos intentaron la hazaña que no consiguieron en el primer partido contra Hungría —le devolvieron la vida a un partido que parecía decidido, aunque acabaron derrotados—. Un parcial de 4-0 colocó a los Faraones a tres tantos. Pero Rocas volvió a torcer sus aspiraciones con dos jugadas prácticamente calcadas desde la esquina derecha del 40x20.

Egipto acusó el golpe y estuvo casi diez minutos sin marcar. Los Faraones chocaban con la defensa española o con el portero Sterbik. Esa sequía se antojó definitiva. Los tres goles de Gamal en los últimos tres minutos solo sirvieron para maquillar el resultado.

El siguiente escollo para los anfitriones será Australia, mañana a las 19:00 en la Caja Mágica. La victoria contra Argelia (27-14) en el partido inaugural y la de hoy con Egipto coloca a los españoles en una situación muy favorable para acceder a los octavos de final del campeonato.