Balonmano

Balonmano

balonmano
balonmano

Balonmano | Mundial 2013 | España 29 - Egipto 24

España suma ante Egipto una muy trabajada victoria

Segunda victoria de España en el Mundial, ante un Egipto que se mostró muy aguerrido. La combinación entre Entrerríos y Aguinagalde resultó muy efectiva.

Enrique Ojeda
España suma ante Egipto una muy trabajada victoria Ampliar
FELICITACIONES. Los jugadores de la Selección celebran la victoria ante Egipto, la segunda en el Mundial, y cumplen las expectativas ante Egipto. | Jesús Rubio

Es lo que tienen los partidos para cumplir el expediente, que al final se atragantan, que no acabas de encontrar el ritmo, que no se hunde el rival, y aunque no sea como para asustarse, tampoco se acaba tirando cohetes. Eso le pasó a España ayer, o a los aficionados, que esperaban una traca, pero se ganó correctamente aunque sin apabullar. De entrada, porque Egipto es mucho más equipo que el del debut ante Hungría; y luego, porque la Selección pasó por momentos espesos en muchos lances del partido.

Lo importante es la victoria, la participación de todos los jugadores (salvo Ruesga, que posiblemente sea el hombre de hoy ante Australia, y Sierra, que se reparte los partidos con Sterbik), y que cuando se necesita intensidad la asumen todos.

Respecto al choque en sí, Egipto empezó por delante, pero es evidente que cuando Viran Morros llama al orden a los suyos, el 6-0 se convierte en una presión de tanto nivel, que se roban balones, se corre y al contragolpe se golea.

En la primera mitad, en la que se fraguó la victoria porque el parcial de la segunda acabó en empate (13-13) el extremo Rivera fue el estilete; en la segunda, Rocas.

Y cuando se plantea el ataque organizado, existen dos opciones: o el juego vertical de Dani Sarmiento, que hasta ahora no ha generado mucho peligro, o la creatividad de Alberto Entrerríos desde el lateral, que siempre encuentra a Julen Aguinagalde como recurso segundo para golear, sacar siete metros e incluso exclusiones. Julen y Alberto se conocen de memoria, y juntos son un peligro inminente para cualquier defensa, por mucha cera que reparta al pivote español, como hizo ayer Egipto a lo largo de todo el choque.

No tan inferior.  Ahora bien, la victoria española, aunque la renta sea corta, no se debe infravalorar. El conjunto de los faraones tiene de especial que es duro, que no se entrega, y que cuenta con jugadores de mucho nivel. Su central, Alaa, pequeñito y con aspecto despistado, tiene un excelente cambio de ritmo y es un gran fintador, y Zein, Gamal y Ahmed Mostafa, no son jugadores menores.

La realidad es que Egipto está en proceso de volver a recuperar su trono en Africa, el que en los últimos años es posesión de Túnez. Pero esa es otra historia del futuro más que del presente.