Balonmano

Balonmano

balonmano
balonmano

Balonmano | Mundial 2013 | España - Australia

Oportunidad para los reservas ante la exótica Australia

En Australia, sin liga nacional (sólo existen campeonatos regionales), el balonmano vive a través de inmigrantes e hijos de estos que llegan procedentes de Europa.

J. Leiva

Oportunidad para los reservas ante la exótica Australia Ampliar
POR LOS SUELOS. El central Caleb Gahan, en la primera jornada. |

"No os puedo hablar de Australia porque no conozco mucho. De todas formas no es un partido para preocuparse. Os puedo adelantar que jugarán los menos habituales". Si así de tranquilo se mostró ayer el concienzudo Valero Rivera, uno se puede hacer una idea del bajo nivel del rival que tendrá enfrente España hoy. Un equipo, que por su ubicación, es habitual en los Mundiales aunque, salvo en el 2003, siempre ha quedado último. De ese 2003 data el gran hito de esta selección, un triunfo ante Groenlandia (26-21). Ayer, ante Hungría, cayó 43-13.

Y es que en Australia, sin liga nacional (sólo existen campeonatos regionales), el balonmano vive a través de inmigrantes e hijos de estos que llegan procedentes de Europa. Aunque curiosamente, la comunidad filipino-australiana, la quinta en importancia en Australia, ha encontrado en el balonmano una forma de tener presencia en el deporte aussie. Su mayor representante es el extremo Bevan Calvert, capitán de la Selección y jugador del Altenholz alemán, aunque también Jay Abiera pertenece a esta comunidad. Calvert, además, es el hijo del mánager de la Selección, John, y la jefa de prensa, Violi.