Actualizado

Actualizado a las

Balonmano

Balonmano

balonmano
balonmano

Balonmano | BRASIL 27 - TÚNEZ 22

Brasil inyecta emoción al grupo A tras domar a una revelación

La selección brasileña del español Jordi Ribera inyectó hoy emoción al grupo A, donde el tercer puesto no se dirimirá hasta la última jornada, tras domar a la sorprendente Túnez.

EFE

Brasil inyecta emoción al grupo A tras domar a una revelación Ampliar
Brasil superó a Túnez en el Grupo A del Mundial. | TONI ALBIR

La selección brasileña del español Jordi Ribera inyectó hoy emoción al grupo A, donde el tercer puesto no se dirimirá hasta la última jornada, tras domar a la sorprendente Túnez (27-22), que estaba siendo una de las revelaciones del Mundial de Balonmano que se disputa en España. "Sé consciente de tus limitaciones y explota tus oportunidades", dicta la biblia empresarial. Brasil, a la que solo le valía una victoria para seguir viva, pareció haberse estudiado el lema de memoria y ahogó a Túnez, esterilizada en los lanzamientos de larga distancia, condenada al embudo de la férrea defensa rival.

Los magrebíes aparecen en las estadísticas del Mundial como el segundo equipo con menos lanzamientos desde el extremo, solo por delante de la inocente Australia. Su principal arma reside en los tiros desde los 9 metros, gracias al ''mortero'' Jallouz y a las grietas que logran arrancar Tej y el goleador Bannour. Con la lesión de este último, la pólvora de los tunecinos se aguó, mientras el muro latinoamericano se agrandaba con el paso de los minutos. Con Jallouz ofuscado -no anotó en todo el encuentro-, Brasil llegó a tener un renta de cuatro tantos en dos fases del partido, justo al cuarto de hora de cada tiempo (8-4, 20-17). Jordi Ribera demostró haber estudiado bien a su rival y su debilidad en los flancos. Bajo la batuta de Hubner, los brasileños no se cansaron de golpear desde la izquierda, punzada tras otra, a través de Patrianova, Ribeiro y un excelente Cardoso.

Aun así, los norteafricanos reaccionaron y, gracias a los lanzamientos exteriores de Sanai, lograron ajustar el marcador para seguir respirando al intermedio (13-11). Esa diferencia de dos se mantuvo hasta que, a diez del final, los contragolpes brasileños fueron minando todo posible atisbo de reacción. La casta tunecina fue insuficiente hoy, solo sostenidos por Ben Salah. El marcador se convirtió en una losa (25-19, m.55). En la recta final, los tunecinos se dedicaron a intentar mejorar su diferencia de goles general, que puede ser clave para pasar de fase. De momento, siguen terceros, empatados con una Brasil que llama a la puerta sin que nadie confiara demasiado en ella.