Balonmano

Balonmano

balonmano
balonmano

Balonmano | Mundial 2013

Arpad Sterbik: "Tenemos calidad para ganar a cualquier rival"

Sus paradas ante Hungría resultaron determinantes para el triunfo de España. Serbio de origen húngaro, Arpad juega como naturalizado a las órdenes de Valero Rivera.

Enrique Ojeda

Por fin un gran partido con la Selección.

Es que con España no he tenido mucha fortuna con las lesiones. Y ante Hungría, en la segunda parte sí paré.

Digamos que en ese tiempo sólo encajó un gol parable.

Es que Laszlo Nagy es amigo mío (bromea). Fue un gol raro, de los que son complicados de parar, aunque parecen sencillos. Nada más.

¿Se lleva bien con los húngaros?

Es que en realidad yo soy húngaro. Mi idioma materno, el que hablamos en mi pueblo, es el húngaro, y sólo aprendí serbio a los 15 años, cuando me daban dos clases a la semana. Es más, cuando jugué en el Veszprem estuvieron a punto de hacerme húngaro, porque descubrieron que mi abuelo había estado peleando en su ejército.

Habría que evitar a Francia y para eso había que ganar hoy a Croacia, y fíjese.

Nosotros podemos ganar a cualquier rival porque a un partido tenemos calidad para derrotar a cualquiera, aunque Francia sigue siendo el favorito.

¿Más que Croacia?

Los croatas tienen a los mejores jugadores por cantidad, porque en el Mundial tienen a dos por puesto, pero es que quitas a los que están aquí y pueden traer a los que se han dejado en casa y ser igual de competitivos. Francia tiene mucho talento, pero juega con menos hombres; la rotación croata es más amplia.

¿Jugará usted esta tarde?

No lo sé, pero Sierra es uno de esos porteros sin mucho cartel que son magníficos. Lo puede hacer como yo, o mejor.

Decía Hombrados que el éxito de un portero está en la memoria.

Puede ser. Sí, seguro.

Vamos, que usted se conoce de sobra a los rivales.

A los que van a llegar ahora, sí; a los africanos, casi nada. Ellos eran imprevisibles para mi.

¿Le gustaría marcar un gol?

Estoy para pararlos, aunque en el Mundial 2001 me mandaron tirar penaltis, que marqué.

¿Qué le da miedo?

Nuestra propia respuesta. Que nos pese la ansiedad.