Balonmano

Balonmano

balonmano
balonmano

Balonmano | MUNDIAL ESPAÑA 2013

Bielorrusia hace valer la lógica y es cuarta del grupo C

Al equipo saudí le pesaron más los nervios que la ilusión y se estrelló en la defensa bielorrusa y en Vitali Charapenka, que en el primer periodo acreditó un 67% de acierto.

EFE

Bielorrusia hace valer la lógica y es cuarta del grupo C Ampliar
El seleccionador de Bielorusia, Vladimir Zhuk, durante el partido frente a Polonia correspondiente a la primera fase, grupo C, del Mundial de balonmano España 2013 disputado hoy en Zaragoza. | Javier Cebollada

Bielorrusia hizo valer la lógica y se clasificó como cuarta del grupo C tras derrotar con contundencia, por 33-15, a una Arabia Saudí que se quedó a las puertas de lo que hubiera supuesto su mejor clasificación en un Mundial de balonmano si hubiese ganado.

Además de la lógica superioridad del combinado bielorruso, el equipo saudí dio muestras de que la posibilidad antes mencionada le pesó como una losa, porque jugó excesivamente agarrotada, lo que aprovechó su oponente, con jugadores más curtidos y experimentados, para arrollarle ya en la primera mitad.

El combinado que capitanea Siarhei Rutenka ni siquiera necesitó llegar al descanso para cerrar el partido porque lo consiguió mucho antes. A pesar de que el conjunto entrenado por el técnico croata Nenad Kljaic tuvo un buen inicio de partido, en el que llegó a estar por delante (1-3), con el paso de los minutos el equipo europeo impuso su mayor potencial.

Al equipo saudí le pesaron más los nervios que la ilusión y se estrelló en la defensa bielorrusa y en el inspirado guardameta Vitali Charapenka, que en el primer periodo acreditó un 67% de acierto.

En el minuto 18 ya vencía Bielorrusia por 10-4, ventaja que se fue incrementando hasta el 18-5 al descanso que dejaba sentenciada la contienda.

Tal fue la claridad de lo que se veía sobre el parqué que ya a mediados de la primera mitad el técnico del equipo bielorruso, Vladimir Zhuk, sentó a su máxima estrella, Siarhei Rutenka, y ya no lo devolvió al rectángulo de juego para tenerlo descansado para el cruce de octavos de final.