Balonmano

Balonmano

balonmano
balonmano

Balonmano | DINAMARCA 28 - HUNGRÍA 26

Dinamarca gana a Hungría y reclama la corona de Francia

Los daneses dieron una exhibición en la primera parte, pero en el segundo tiempo se relajaron y los magiares a punto estuvieron de forzar la prórroga en el último suspiro.

EFE

Dinamarca gana a Hungría y reclama la corona de Francia Ampliar
El central de Hungría Gabor Csaszar lanza ante el lateral de Dinamarca Henrik Møllgaard Jensen. | Andreu Dalmau.

Dinamarca se impuso a Hungría (28-26) y ya está en semifinales. Es una de las grandes favoritas y está invicta en el torneo, pero contra los magiares le tocó sufrir. Hungría no claudicó hasta el último suspiro en el Palau Sant Jordi.

Los daneses dieron una exhibición de poder en un primer tiempo sin discusión, pero los magiares, liderados por Laszlo Nagy (8 goles), pusieron en serios aprietos la victoria con un 11-15 en la segunda media hora. En el duelo de titanes entre Hansen y Nagy, la llave de Dinamarca residió en la electricidad de sus extremos. En volandas de Eggert y Lindberg, dos de los máximos goleadores en la Liga de Campeones, estableció una distancia de siete goles al descanso (18-11). Entre ambos jugadores anotaron un total de quince goles en el partido.

La primera media hora fue un paseo militar (18-11), brecha que se ampliaba a nueve tras la reanudación. Todo parecía decidido, con un gran Landin bajo palos (18 paradas). Pero Hungría sacó partido de la relajación danesa y acortó distancias a solo tres tantos (21-18, m.39). De repente, arrancaba otro partido sobre el parqué.

Los neutrinos Lindberg y Eggert volvieron a aparecer en escena, con dos goles por cabeza en apenas cuatro minutos (25-20), pero las sensaciones habían cambiado. La efectividad danesa empezó a menguar y los magiares lograban que la corta diferencia se mantuviera hasta la recta final, esperando su oportunidad. La tuvo Nagy, cuando incendió el choque a menos de dos minutos para la bocina y colocó a Hungría a solo un tanto de la prórroga. Pero Molgaard acabó con toda esperanza en los últimos segundos. Un poder danés emerge y reclama la corona de Francia.