Actualizado

Actualizado a las

Balonmano

Balonmano

balonmano
balonmano

Balonmano | Mundial 2013 | España - Eslovenia

Uros Zorman: "Aún no hemos dicho nuestra última palabra"

El éxito de los eslovenos tiene nombre y apellidos en el de un central de 33 años llamado Uros Zorman, viejo conocido de la afición del Ademar León, donde jugó en la 2003-2004.

Josep Margalef
Uros Zorman: "Aún no hemos dicho nuestra última palabra" Ampliar
IRREFRENABLE. Zorman salta la valla de la pista del Sant Jordi para abrazarse con sus aficionados | Reuters

A día de hoy, el 23 de enero de 2013 será una fecha señalada en el calendario de ese pequeño país de los Balcanes que es Eslovenia. Ese fue el día en que su Selección batía a la de Rusia (28-27) por vez primera en su historia en un Mundial y, también por vez primera se metía en semifinales.

Puede que no esté en el podio de este Mundial, pero para el ya bautizado como Equipo de los Héroes jugar hoy ante España es algo muy superior a aquella medalla de plata lograda en el Europeo de 2004.

El éxito de los eslovenos tiene nombre y apellidos en el de un central de 33 años llamado Uros Zorman, viejo conocido de la afición del Ademar León, donde jugó la temporada 2003-2004 y de la del Ciudad Real, donde lo hizo de 2006 a 2009, ganando todos los títulos posibles a nivel nacional y europeo, incluidas dos Ligas de Campeones (2007-2008 Y 2008-2009).

Elegido Jugador Más Valioso del encuentro ante Rusia, Zorman señaló: "Conseguimos el triunfo más importante de toda la historia del balonmano esloveno".

"De tanta alegría que tengo no sé si llorar o reir. Esto es lo máximo que he conseguido en toda mi carrera", añadía con lágrimas en los ojos.

Y no le faltaba razón porque en esa selección sólo hay tres veteranos de lujo: el ya legendario meta Gorazd Skof (35 años), y el extremo Luka Zvizej (32 años), exjugador del Barcelona. Son los tres líderes del equipo de Boris Denic y Zorman también lo es fuera de las pistas mientras está jugando sus últimas temporadas en el Kielce polaco.

Es consciente de que el encuentro contra España será muy complicado para ellos, pero advierte: "Ya me da igual con quién nos enfrentemos ahora. llegar hasta aquí es como haber ganado ya el oro, pero no hemos dicho aún la última palabra. Yo ya no soy joven y tengo que aprovechar para ganar esta medalla, la única que me falta junto a la olímpica".