Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

Polideportivo | ESQUÍ ALPINO | COPA DEL MUNDO

Dominik Paris alcanza la gloria en el abismo de Kitzbühel

Paris, de 23 años, que hasta la fecha sólo se había anotado una victoria en Copa del Mundo, se impuso en la prueba de esquí alpino más prestigiosa del año.

Dominik Paris alcanza la gloria en el abismo de Kitzbühel Ampliar
Dominik Paris alcanza la gloria en el abismo de Kitzbühel | Giovanni Auletta

El italiano Dominik Paris alcanzó la gloria deportiva al ganar el descenso del Hahnenkamm, en Kitzbühel (Austria), el más espectacular y peligroso de la Copa del Mundo de esquí alpino, que se disputó hoy, sábado, en la citada estación tirolesa.

Paris, de 23 años, que hasta la fecha sólo se había anotado una victoria en Copa del Mundo, el descenso de Bormio (Italia), disputado el pasado 29 de diciembre -triunfo que compartió con el austriaco Hannes Reichelt, que marcó idéntico tiempo-, se impuso hoy en la prueba de esquí alpino más prestigiosa de la temporada.

El italiano cubrió la exigente pista Streif, de 3.312 metros -con salida a 1.665 y un desnivel de 860-, con maestría, en un tiempo ganador de un minuto, 57 segundos y 56 centésimas.

Sin dejarse impresionar por muros como la Mausefalle (ratonera), el Steilhang o el Lerchenschuss, Paris encaró con valentía la Hausbergkante y la diagonal (Traverse), antes del último salto (Zielsprung) con el que embocó el triunfo más importante de su vida, imponiéndose con trece centésimas de ventaja sobre el canadiense Erik Guay, que concluyó segundo.

Hannes Reichelt salvó el honor patrio con un tercer puesto para Austria, a 36 centésimas de Paris, con el compartió triunfo en la última carrera del año pasado, la más apretada de la historia, en la que el cuarto clasificado, el austriaco Klaus Kroell -séptimo hoy-, acabó a dos centésimas.

Otro austriaco, Max Franz, que salió con el dorsal 4, había marcado la primera referencia buena (1:58.17) en el sexto descenso de la temporada, pero acabó conformándose con el sexto puesto final, a tres centésimas del esloveno Andrej Sporn -cuarto- y a una sola del francés David Poisson -que fue quinto-.

El noruego Aksel Lund Svindal, que partía como favorito tras haber sido el mejor en los dos primeros ensayos y segundo en el tercero y último, desaprovechó la oportunidad de lograr un doblete en la meca del esquí alpino y, tras haber ganado el supergigante del viernes, se tuvo que conformar con el décimo puesto. A un segundo y 16 centésimas de un Paris enorme hoy sobre una pista en la que línea que separa la gloria de la tragedia es realmente fina.

Svindal -ganador de la Copa del Mundo de 2006-07 y la de 2008-09- sigue al frente de la clasificación de descenso, pero desaprovechó una gran oportunidad de atacar el liderato general del austriaco Marcel Hirscher, consumado especialista en las pruebas técnicas y que no corrió hoy en la Streif.

Hirscher, que lidera con 935 puntos -62 más que Svindal-, podrá ampliar de nuevo su ventaja en el eslalon que se disputará mañana en la pista del Ganslernhang de Kitzbühel. Una prueba cuyo resultado se unirá al de la de hoy para el cómputo de una combinada, a la antigua usanza.

Para la que perdió toda opción de triunfo el estadounidense Ted Ligety, tercero en la general de la competición -a 199 puntos de Hirscher-, que se salió de recorrido hoy en la Streif.

Donde Paris no pudo gritar de júbilo hasta que completase su bajada su compatriota Christof Innerhofer, asimismo del Alto Adigio (Südtirol), que hace una semana ganó el otro gran clásico, en Wengen (Suiza), y que esta temporada también se anotó el descenso de Beaver Creek (Estados Unidos).

Innerhofer, que debía haber salido con el dorsal 19, fue sancionado en el último entrenamiento por no atender las indicaciones de los jueces (no observó las banderas amarillas) y no tomó la salida hasta el puesto 46. Sus primeros intermedios fueron excelentes, pero un error le relegó al puesto 21. Paris se desgañitó en meta: hoy se inmortalizó en Kitzbuehel.