Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

Polideportivo | FÚTBOL AMERICANO | SUPERBOWL

Obama: "Me pensaría dejar a un hijo jugar al fútbol americano"

El presidente de los Estados Unidos lo considera excesivamente violento. “En algunos casos será menos excitante pero los jugadores serán los que más ganarán”.

José Manuel Moreno

Barack Obama está muy orgulloso de sus dos hijas Sasha y Malía y su afición al fútbol-soccer. Pero el presidente norteamericano ha hablado alguna con vez su esposa Michelle de tener un niño y ambos han llegado a la conclusión de que nunca dejarían a Barack Junior jugar al fútbol americano.

"Soy un gran seguidor del fútbol americano pero tengo de admitir que si tuviera un hijo tendría que pensármelo mucho antes de dejarle jugar a este deporte. Todos los que queremos tanto al fútbol debemos de admitir que deberá cambiar para reducir, con el tiempo, la violencia. En algunos casos será menos excitante pero los jugadores serán los que más ganarán y nosotros los aficionados no tendremos que examinar nuestra conciencia tantas veces (por la dureza de los golpes)", ha declarado el fan número 1 de la NFL a la revista “New Republic”.

“La seguridad de nuestros jugadores es una de nuestras mayores prioridades”, respondió ayer un portavoz de la Liga.

Las palabras de Obama llegan en la semana de la Super Bowl, la más importante de este deporte-industria que mueve 9.500 millones de dólares y es la Liga más saneada del deporte profesional en Estados Unidos.

El presidente se ha mostrado especialmente preocupado por las contusiones que se producen en la Liga universitaria y considera que los jugadores de la NFL son ya mayorcitos para saber los riesgos de un deporte que les paga mucho dinero.

“Mi mayor preocupación es para los jugadores universitarios que cuando sufren las contusiones no tienen la ayuda necesaria para apoyarse. Los profesionales tienen un sindicato, son hombres mayores y la gran mayoría reciben mucho dinero por la violencia que recibe su cuerpo durante su carrera”, ha afirmado Obama.

En este momento hay unos 4000 antiguos jugadores que han demandado a la NFL porque no les informó convenientemente de los riesgos para su cerebro de los continuos golpes dados y recibidos en el campo de juego.

Una de las demandas que más atención ha generado ha sido la presentada este mes por la familia de Junior Seau, uno de los mejores defensores de la Liga durante las 20 temporadas que jugó al fútbol americano y que se suicidó de un tiro en la cabeza el pasado mes de mayo a los 43 años de edad.

Según los doctores, en el momento de su muerte su cerebro presentaba dolencias similares a los cadáveres de personas que han sufrido repetidos golpes en el cerebro. En los últimos meses de su vida, sufría de irritabilidad, olvidos, insomnio y depresión, según su familia.