Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

Polideportivo | RUGBY SEIS NACIONES B

España se trae un punto de su visita a Rusia

El equipo de Bevin arranco el Seis Naciones B con una derrota ajustada en Sochi (13-9)

Mario Ornat

El debut y primera salida de España en el Seis Naciones B, clasificatorio para el Mundial de 2015 este año y el próximo, quedó saldado con una derrota ajustada por 13-9 frente a Rusia, un punto bonus que cumple el deseo del seleccionador Bryce Bevin de puntuar en cada encuentro y una sensación general positiva.

Eso sí, los rusos son un rival directo por la plaza de repesca para ir a Inglaterra 2015 y el resultado conspira contra los objetivos del XV del León, que enfrentará nueve partidos más camino de esa meta, pero el desempeño español en la melé y la touche, su defensa y la actitud general del equipo abonan alguna esperanza frente a un equipo ruso que no enseñó demasiado en campo difícil, pesado por la lluvia y cada vez más incómodo.

Un par de drops de César Sempere en la segunda parte, más el golpe anotado por Carrión en la primera, llevaron a España a ponerse por delante tras el intermedio (7-9). Los Osos de Kingsley Jones habían llevado la iniciativa y todo el peso del juego hasta entonces.

Atacaban con un par de fases delante, donde España defendía bien los rucks y sus alrededores, y buscaban estirar el espacio y a la tupida defensa de Bevin con aperturas largas, buscando las irrupciones en medio campo y la llegada de Artemiev, su ala estrella, por fuera. En una de esas llegó el ensayo, transformado, bajo palos.

España aguantaba con valentía y presión en la melé, aseguraba la conexión Anaya-Recuerda en las touches y no retrocedía en los puntos de encuentro con el trabajo de sus terceras. Rusia erró hasta cuatro patadas a palos en ese periodo.

Al equipo de Bevin le faltaba balón, eso sí. De apertura, Jaime Nava elegía el pie a menudo, pero el viento y la imprecisión dejaban la pelota en el campo y permitían amenazadores contraataques rusos. En la única ocasión en la que el XV del León se aproximó a la 22 local ganó un golpe y Carrión puso el 7-3. Rusia no estaba cómoda. España precisaba más.

El cambio táctico de Bevin al descanso, metiendo al zaguero César Sempere de apertura y moviendo a Nava al puesto de centro, posibilitó una notable mejora española en ataque. Sempere empezó a mover juego a la mano y Nava cerró el medio.

Los rusos cedieron terreno y Sempere los castigó con un par de drops, el segundo monumental, a la salida de una touche y casi desde medio campo. El jugador del Chami subió el balón en el viento de Sochi a botepronto y lo pasó entre los palos para el 7-9.

A partir de ahí, en los últimos veinte minutos, el choque se espesó, el campo se puso traicionero y la pelota esquiva. Los rusos se quitaron la máscara y fueron delante a por el partido, cargando con todo en los puntos de encuentro.

Fue una pelea de perros bajo la lluvia, tensa y bonita pese a los errores. La disciplina, en pasajes así, es básica: España concedió un par de golpes de castigo y el zaguero ruso, Klyucnhikov, los convirtió, uno de ellos desde 40 metros.

Ese 13-9 ya no lo pudo voltear el equipo español, que tuvo un avance final meritorio con su paquete, liderado por Anaya, antes de cometer un último adelantado que devolvió la posesión y dejo el partido en manos de los rusos.

Seven de Wellington

Mientras en Nueva Zelanda y de madrugada, el Siete español cayó en semifinales de la Copa de Bronce, en la cuarta etapa de las Series Mundiales. Tras derrotar a Portugal en el primer cruce (26-19), perdió con los potentes canadienses (7-31), así que el equipo de Tiki Inchausti suma cinco puntos en la general e irá a San Diego, el próximo fin de semana, con 18. Igualado con Estados Unidos, rival también en el grupo en los Sevens norteamericanos. Los otros dos serán Australia y Samoa.