Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

Polideportivo | BOXEO

Kiko Martínez defiende su título europeo supergallo en Belfast

El alicantino se enfrenta este sábado al invicto púgil local Carl Frampton, que pretende arrastrar a 15.000 personas al Odissey Arena de Irlanda del Norte.

Jesús Mínguez
Kiko Martínez defiende su título europeo supergallo en Belfast Ampliar
Kiko Martínez con sus cinturones de campeón europeo. | Chema Díaz.

Kiko Martínez se jugará el sábado por la noche en Belfast (desde las 01:30, Marca TV) su cinturón de campeón de Europa del supergallo y buena parte de su futuro. El local Carl Frampton, que pretende arrastrar a 15.000 personas al Odissey Arena de Irlanda del Norte, será el muro que tendrá que derribar el alicantino (26 años, 27-3-0) para continuar con una carrera hacia la disputa del título mundial (Frampton expone el título Intercontinental IBF) y hacia el mercado de Estados Unidos, de la mano de Sergio ‘Maravilla’ Martínez y su promotora, que ven a Kiko con potencial para funcionar al otro lado del Atlántico.

El explosivo Martínez, que tres días antes ya estaba en los 55,338 kg del supergallo, no se arredró en el cara a cara previo con Frampton, a pesar de que las apuestas dan favorito al local, que con 25 años está invicto en 15 combates (10 KO’s) y viene de derrotar al excampeón mundial Steve Molitor. “Voy a noquearte porque sólo te has enfrentado a muertos”, advirtió al de Belfast en una rueda de prensa en la que saltaron chispas.

Kiko se marchó a Oxnard (California) a finales de noviembre y estuvo allí casi dos meses, en el campo de trabajo de ‘Maravilla’ donde pudo compartir entrenamientos con púgiles como Javier ‘Abejón’ Fortuna. “Por mucho que se haya entrenado allí, no habrá vuelto siendo ‘Sugar’ Ray Leonard”, ironizó Frampton en el cruce de declaraciones. “Kiko será el próximo campeón del mundo español. Es potente por naturaleza y con 26 años define como un veterano”, analiza Maravilla, que ha mandado a Pablo Sarmiento, su preparador, a Belfast para acompañar al púgil y a Óscar ‘Rayito’ Sánchez, su entrenador habitual.

“Estoy como nunca, motivado para la guerra, porque este combate ya le he ganado en los tres meses previos que llevo de preparación. Es lo que quería y no lo voy a desaprovechar”, avisa Kiko, que ya sabe lo que es ganar en Belfast, en 2012 a Dougie Curran.