Actualizado

Actualizado a las

Balonmano

Balonmano

balonmano
balonmano

Balonmano | LIGA DE CAMPEONES | ADEMAR 30 - MONTPELLIER 28

El Ademar pone un pie en los octavos con una victoria agónica

El Reale Ademar logró una victoria que le coloca en una situación inmejorable para lograr, por segundo año consecutivo, el pase a los octavos de la Liga de Campeones.

EFE

El Ademar pone un pie en los octavos con una victoria agónica Ampliar
El jugador del Reale Ademar Iosu Goñi (c) es defendido por el jugador del Montpellier Agglomeration HB Issam Tej (d), en presencia de William Accambray (i), del Montpellier Agglomeration HB, durante el partido correspondiente a la octava jornada de la Liga de Campeones, grupo A, que disputan hoy en el Palacio Municipal de Deportes de León. | J.Casares.

Los leoneses, que el miércoles visitan la cancha del Flensburg alemán y recibirán en la última jornada al colista del grupo, Partizán de Belgrado, tienen todo a su favor ya que el Montpellier Agglomeration HB, su rival de hoy, se medirá a dos de los líderes del grupo, el Chekhovskie ruso y el Hamburgo teutón.

Las ganas con las que inició el choque Ademar solo se tradujeron en una sucesión de errores, de pérdidas de balón que le impidieron sacar provecho de la gran actuación de Iñaqui Malumbres en portería que sostuvo a los suyos, al igual que un Iosu Goñi muy efectivo en ataque.

Después de un primer cuarto de partido igualado, incluso con mínimas ventajas leonesas, la mayor profundidad de banquillo, con la entrada del sempiterno extremo internacional francés Guigou reconvertido por necesidades en director de juego y el despertar de ambos laterales, Accambrai y Kavticnick, empezaron a desequilibrar el encuentro.

Un tiempo muerto de Manolo Cadenas paró temporalmente la escapada, pero los leoneses dependían en exceso de Goñi y Ruesga, lo que permitió que su rival, con más argumentos, llegara al descanso con un marcador favorable (11-13).

En la reanudación, el técnico local intentó sorprender al rival dando entrada al gigante ruso Alex Tatarintsev, lo que le dio resultado durante los primeros minutos para voltear el marcador (15-15, minuto 36).

Pero en cuanto el Montpellier encontró la forma de desconectar a los leoneses, con una mixta de Guigou sobre Ruesga, al Ademar se le nublaron las ideas y la diferencia visitante se estiró de nuevo (15-18) tras un parcial de 0-4.

A partir de entonces solo la conexión con el pivote bosnio Vladimir Vranjes dio vida a su equipo, siempre a remolque, que aún así se le abrió una puerta a la esperanza (21-21, minuto 50), incluso para soñar con la victoria a menos de ocho minutos para el final 23-22 con los extremos Borges y Cabanas encontrando espacios. Unos últimos seis minutos dramáticos, ninguno fallaba, con ambas artillerías a pleno rendimiento, Ruesga, los extremos y Goñi por los locales y Accambrai imparable en los galos.

Cuando todo parecía complicarse para los locales, la fortuna se puso de cara en varias acciones consecutivas para Ademar, que recuperó un balón, Acambrai chocó con los postes y Malumbres y el final fue incluso más plácido de lo que pudiera parecer, poniendo Ruesga la guinda con un tanto sobre la bocina.