Actualizado

Actualizado a las

Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

Polideportivo | RUGBY | VI NACIONES | IRLANDA 6 - INGLATERRA 12

Inglaterra vence a Irlanda y es favorita para llevarse el título

El 'XV del Trébol' tuvo el partido en su mano con un hombre más y con tablas en el marcador, pero no aprovechó su superioridad. Inglaterra demostró un juego sólido.

EP

Inglaterra vence a Irlanda y es favorita para llevarse el título Ampliar
Irlanda e Inglaterra durante un partido del Torneo VI Naciones. | Aidan Crawley

Inglaterra ha vencido a Irlanda (6-12) en el Aviva Stadium de Dublín en el partido que ha cerrado la segunda jornada del Torneo Seis Naciones, en el que la selección inglesa se convierte en el claro candidato para llevarse el título, ya que lidera en solitario la clasificación con cuatro y Francia continúa sin puntuar.

La XV del Trébol tuvo el partido en su mano con un hombre más y con el partido empatado, pero no aprovecharon la superioridad y el XV de la Rosa marcó dos golpes de castigo y sentenció el partido, rompiendo la racha de no ganar en Dublín desde 2003.

Inglaterra demostró un juego sólido en el que el único error cometido fue la exclusión de Haskell. Otro de los factores que jugaron en contra de los irlandeses fueron las lesiones de Zebo y Sexton. Los de Declan Kidney empezaron mandando en el marcador gracias a los dos golpes de castigo transformados por Owen Farrel (0-6).

Tras la reanudación, Ronan Ogara hacía los tres primeros puntos tras transformar un golpe de castigo (3-6). En el minuto 56, un sin bin dejaba al conjunto de Stuart Lancaster con un hombre más y Ogara aprovechaba para igualar el encuentro con un nuevo golpe de castigo (6-6).

Cuando parecía que los irlandeses podrían ponerse por delante en el marcador, no aprovecharon la superioridad numérica y siguieron haciendo faltas. En dos minutos, Farrel transformó dos castigos y dejó el partido casi sentenciado a falta de quince minutos para el final. Ronan Ogara pudo recortar distancias en el minuto 70, pero falló el tiro a palos y el sueño irlandés se fue a pique.