Balonmano

Balonmano

balonmano
balonmano

Balonmano | COPA DEL REY | BM ARAGÓN 30 - FC BARCELONA 34

El Barcelona marca el ritmo y deja encarrilada la eliminatoria

El Barça dejó encarrilada la eliminatoria tras imponerse al Aragón, en un partido en el que los azulgranas marcaron el ritmo y ambos aprovecharon para realizar algunos ensayos.

El FC Barcelona Intersport dejó encarrilada la eliminatoria hacia la Final a Cuatro de la Copa del Rey 2013 tras imponerse al Balonmano Aragón, en un partido en el que los azulgranas fueron los que marcaron el ritmo y en el que unos y otros aprovecharon para realizar algunos ensayos para la competición liguera, los aragoneses, y para sus distintos compromisos, los catalanes.

Al conjunto azulgrana le costó muy poco dar el primer tirón en el marcador ante una defensa excesivamente blanda del equipo zaragozano que no era capaz de encontrar las soluciones para frenar las diferentes variantes que le proponía su rival que comenzó con Siarhey Rutenka como pívot.

En ataque, el conjunto de Mariano Ortega chocaba una y otra vez con los defensores barcelonistas, con diferentes variantes defensivas, y cuando la superaba se encontraba a Arpad Sterbik bajo los palos.

Antes de cumplirse los cinco minutos, el equipo de Xavi Pascual ya mandaba por tres goles de ventaja (1-4) y únicamente los naranjas consiguieron acercarse hasta el 4-5 antes de cumplirse los diez minutos.

Los azulgranas no parecían exprimir a fondo todo su potencial ante un conjunto local que se sentía incapaz de plantarle cara, aunque bajo los palos Daniel Arguillas, con seis paradas en la primera media hora, impidió que el encuentro estuviese prácticamente finiquitado en la primera mitad.

En ataque el joven Alex Dujshebaev era el encargado de encontrar los escasos huecos que le mostraba su rival y mantenía el tipo con cinco goles.

Por parte visitante, su hombre más efectivo fue Dani Sarmiento, al que no podían parar sus entradas tanto desde los laterales como desde el centro y que antes de cumplirse el cuarto de hora de juego ya acumulaba cinco tantos en su haber. El relevo goleador se lo cedió a Gurbindo, Rutenka y Stranovsky que se fueron al vestuario con tres tantos cada uno en su haber.

Tras el descanso, los aragoneses con un parcial de 4-1 recibieron un soplo de aire fresco para intentar poner en algún apuro a un adversario que marchaba al ralentí y daba la sensación de guardar más de lo que ofrecía sobre la pista.

El pundonor de los maños les permitió acercarse hasta en un par de ocasiones a tan solo dos goles en el marcador (18-20) a los cinco minutos de la reanudación, y que pocos antes de alcanzar el ecuador obligó a Xavi Pascual a llamar al orden a sus hombres para no poner en peligro la victoria.

Los azulgranas hacían una y otra vez la goma en el marcador alcanzado a los nueve minutos la máxima ventaja de seis goles (19-25) que ya habían dispuesto en la primera mitad, pero sin buscar escaparse mucho más allá.

Algunos momentos de relajación en las defensas las aprovecharon los porteros de ambos bandos, Arguillas y Sterbik, para lucirse y ofrecer alguna intervención destacada.

A falta de cuatro minutos, los zaragozanos gastaron sus últimas fuerzas para quedarse a tres goles (29-32) ante un rival que añadió un gol más de ventaja para afrontar sin excesivos problemas el partido de vuelta.