Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

OPERACIÓN PUERTO

La detención de Fuentes frenó un encuentro con boxeadores

El 3 de mayo de 2006, Eufemiano ya había tenido una cita con Kiko Martínez y M'Baye. El día 23 quedaron en un hotel de Madrid para un tratamiento que nunca se produjo.

La detención de Fuentes frenó un encuentro con boxeadores Ampliar
Kiko Martínez en una imagen de archivo en un entrenamiento junto al preparador Alberto González. | Daniel Madrigal

Aquel 23 de mayo de 2006, varias llamadas perdidas y el mismo mensaje SMS se repitieron desde las 15:00 horas en el móvil de Eufemiano Fuentes: “¿Dónde vamos? Estamos entrando en Madrid”. Carlos Pérez, quien fuera coordinador y responsable de marketing del equipo ciclista Kelme, viajaba con boxeadores desde Alicante porque tenía una cita con el médico canario en el Hotel Tryp Diana. En ese momento, no podía imaginarse que Eufemiano acababa de ser detenido por la Guardia Civil.

Pérez estaba montando en esos días una sociedad de boxeo con Eufemiano, en la que el médico iba a aportar el 80% de manera anónima. El 3 de mayo, al principio de la investigación de la Operación Puerto, la Guardia Civil interceptó una reunión en la Cafetería Espresso Republic, en Madrid, en la que identificaron al púgil Kiko Martínez, al preparador Alberto González Román (Club de Boxeo Daya Nueva, Alicante) y a otros dos individuos, que resultaron ser el propio Carlos Pérez y un boxeador de raza negra: el francés Souleymane M’Baye, posterior campeón mundial del peso ligero. Hay fotos de todos ellos en el sumario.

El día antes de la detención, Carlos Pérez había cerrado la cita para que Eufemiano tratara a uno de los boxeadores. No está claro del todo a cuál de los dos, o si a ambos. La Guardia Civil se inclina en el sumario por Kiko, pero en la audición escuchada en el juicio hay un dato que despista. Fuentes dice que le va a preparar al púgil “un kit” con sustancias, pero a continuación desconfía: “Luego, ¿dónde va? Porque si va a su país, allí es peligroso”, apunta en referencia a la dura política de Francia con el dopaje. “Primero vamos a Alicante y luego a Inglaterra”, aclara Carlos Pérez.

Eufemiano también informa a su interlocutor que en el hotel va “a sacarle”, lo que equivaldría a una extracción de sangre. Pérez, que viaja con unas analíticas, le pide: “Me gustaría que estuviera presente Alberto (el preparador), porque luego él va a ser el encargado de hacerle las cosas a Kiko... Va a ser el Bernardo del Kelme (Bernardo Boquer era masajista del equipo ciclista)”. Fuentes no lo ve con buenos ojos ("cuanta menos gente, mejor"), pero finalmente accede a su presencia en la habitación del hotel.

A Kiko se le cita expresamente en la conversación, a la vez que se habla de otro púgil de 31 años, “al que le quedan tres o cuatro años de esto y necesita ganar Mundiales para embolsarse 500 o 600 milllones (de pesetas)”. Se trata de M’Baye, como admitiría meses después el propio boxeador en una entrevista en L'Humanité: “Es alguien que me presentaron en Madrid, yo ni sabía que se llamaba Fuentes. La policía le estaba siguiendo y nos hicieron una foto juntos, pero la Guardia Civil nunca me llamó ni me interrogó”.

Kiko Martínez era campeón de la UE en ese momento y después lo sería de Europa. Ahora ya no trabaja con Alberto González, sino que ha fichado por la promotora de Sergio 'Maravilla' Martínez. En su entorno aseguran que sólo se produjo un encuentro con Eufemiano Fuentes, porque les presentó Carlos Pérez, y que la cosa no pasó de ahí... La detención del médico lo impidió.