Polideportivo

Polideportivo

polideportivo
polideportivo

OLIMPISMO | Presentación de Candidaturas

Euforia en Madrid 2020

A diferencia de Estambul y Tokio, cada una de las intervenciones fueron aplaudidas hasta una ovación estruendosa final para el Príncipe Felipe. Madrid cree.

Juan Mora

Lausana

Euforia en Madrid 2020 Ampliar
Los miembros de la candidatura de Madrid 2020, en la exposición. | Daniel Kopatsch

"Habéis sacado un doce sobre diez”, dijo un miembro del COI a Alejandro Blanco tras la presentación de las candidaturas de Tokio, Estambul y Madrid ante la Asamblea del movimiento olímpico, ayer en Lausana. Este comentario viene a resumir la percepción obtenida en lo que fue el ensayo general antes de que el 7 de septiembre se vote la sede de los Juegos de 2020. Y fue esta sensación la que desató la euforia en la candidatura madrileña.

A falta de dos meses para que el COI tome esta decisión, se hace muy difícil saber qué ciudad será la ganadora. Al menos no hay precedentes de que ninguna se sintiera ganadora con la rotundidad que muestra Madrid. Hay, sin embargo, varias claves que explican las razones por las cuales Madrid se siente cerca de la meta: la atención con que se siguió en la sala la intervención del Príncipe Felipe, el aplauso de los miembros del COI a cada una de las intervenciones de Madrid 2020, lo que no sucedió en los otros casos, las felicitaciones sinceras y nada protocolarias de los asambleístas a los componentes de la candidatura al bajar del estrado...

Estas razones invitaron a que personas de la candidatura habitualmente prudentes en sus comentarios y demostraciones, se mostrarán ayer desbordadas por el optimismo. El ministro De Guindos llegó a preguntar si en ocasiones anteriores las ciudades ganadoras se habían sentido tan favoritas como mostraba ayer Madrid. “Nunca tanto”, fue la respuesta. “Es verdad que las opciones de Río aumentaron a raíz de la presentación en esta asamblea, pero no con la fuerza con que lo ha hecho Madrid”.

“La intervención del Príncipe ha sido como para cortar las dos orejas”, “estamos en el sprint final de una carrera de 10.000 metros y sacamos una vuelta de ventaja”, eran los comentarios que se escuchaban tras la intervención de Madrid, última de las tres candidatas. Los abrazos se sucedían. Algo jamás visto. Luego, ante la prensa, se intentaba rebajar el estado de euforia.
El comportamiento de los miembros del COI ante la candidatura de Madrid también se interpretó como una buena señal. “Sólo cinco preguntas, y todas amables: para lucirnos”.

Una fue sobre el dopaje, no sobre la Operación Puerto, lo que dio lugar a que Blanco revelara que la Agencia Mundial Antidopaje había felicitado a España por su cambio de actitud en la política antidopaje. Blanco resaltó en este punto la importancia de Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte, en este apartado: “Él ha sido clave para cambiar la imagen sobre el dopaje”. Sobre la situación económica no hubo ninguna cuestión. De Guindos ya había dejado claro que España comienza a generar confianza, que la crisis está quedando atrás y que se están corrigiendo los desequilibrios, por lo cual la economía española puede asumir sin riesgo el coste de los Juegos de 2020.

Pero dicho esto, y dentro del ambiente de máximo optimismo, alguien apuntó: “Hemos cobrado una gran ventaja, eso es indudable. Vamos a competir en unos Mundiales después de haber ganado unos Europeos. Eso nos convierte en favoritos. Pero cuidado. Las tres candidaturas presentan cierta inestabilidad y esto puede dar un giro inesperado en cuestión de segundos. Estambul ya lo está sufriendo con sus revueltas sociales. Tokio siempre tendrá la amenaza sísmica y nosotros.... Y a nosotros que no nos dé un susto la economía”.