Estás leyendo

¿Por qué se arruinan los ex jugadores de NFL? (Parte I)

EL JARDÍN DE ATRÁS

¿Por qué se arruinan los ex jugadores de NFL? (Parte I)

¿Por qué se arruinan los ex jugadores de NFL? (Parte I)

¿Cuántos ex jugadores se han declarado en bancarrota, están arruinados o están pasando dificultades económicas? Menos de lo que creéis. O no.

En 2009, Pablo Torre escribía este extenso, humano e impactante reportaje en Sports Illustrated en el que afirmaba que el 78% de los jugadores se declaraban en bancarrota o tenían apuros financieros en los dos primeros años desde que se retiraban. Hace unas semanas, esta cifra quedaba en entredicho con la publicación de un informe por el National Bureau of Economic Research donde se mantiene que el 15,7% de los jugadores se han declarado en bancarrota los primeros doce años de jubilación

Este documento está elaborado por una institución muy respetada en Estados Unidos. El NBER es una organización privada de investigación económica sin ánimo de lucro con varios Premios Nobel de Economía como miembros, y es famosa por “predecir” el comienzo y final de las recesiones económicas. Sin embargo, se trata de un informe preliminar, no conclusivo, y donde el análisis se centra en 2.016 jugadores drafteados desde 1996 a 2003. Con esta muestra, los resultados son que el 1,9% de los retirados se declaran en bancarrota (en contraposición al 78% que dijo Torre en 2009) en los primeros dos años, incrementándose de forma progresiva hasta los doce años.

La otra gran diferencia muestral entre el reportaje y el informe es que Torre se centró en todos los jugadores (elegidos en el draft o no), por lo que el NBER ha perdido un 30% (porcentaje estimado de jugadores en la liga sin pasar por el draft) de análisis en sus conclusiones. Por cierto, que al poco del artículo de Sports Illustrated, la NFL decidió sacar su propio informe (encargado a la Universidad de Michigan) que tuvo menos trascendencia, con resultados más optimistas que la revista pero más pesimistas que la organización económica.

¿Significa esto que el reportaje de Torre, el informe de la NFL o el del NBER son erróneos? No, en ninguno de los tres casos. Primero, este reciente análisis se ciñe estrictamente a archivos de bancarrota. Bancarrota no es lo mismo que arruinado ni que pasarlo mal o tener apuros económicos. Es como si evaluásemos la salud mental de la población por el índice de suicidios. Bancarrota es un término legal: cuando el jugador no puede costear sus deudas, llega a un juez y le dice “mire usted, ya me han peinado todo, no puedo pagarlo”. De hecho, Torre ha respondido hace unas semanas a este informe en FiveThirtyEight de ESPN: “Mi 78% que dije en 2009 está limitado a su manera también”.

¿Podemos entonces decir qué porcentaje de jugadores se declaran en bancarrota una vez retirados? ¿O lo pasan mal económicamente? No. Esto es estadística, cada conclusión tendrá unos valores muestrales y unas variables. Pero sí podemos, no solo establecer una estimación (señalada ahí arriba), sino sobre todo desgranar todo el espectro económico, social y cultural de una tendencia preocupante (junto a sus causas y consecuencias).

Pero eso lo haré la semana que viene, en la segunda parte de este artículo que tiene como previa ‘Broke’, el documental de ESPN 30 for 30 dirigido por Billy Corben, el mismo del aclamado ‘The U’. ‘Broke’ tiene una construcción narrativa un poco torpe, pero os va a dar una idea de lo que analizaré en siete días: las razones socioeconómicas y socioculturales que arrastran a los jugadores a arruinarse. Y como no, unos cuantos casos prácticos extravagantes: desde la manutención de nueve hijos por 170.000 dólares al año hasta inversiones en estafas piramidales, pasando por la burbuja inmobiliaria.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar