Estás leyendo

La tozudez y confianza de Ned Yost, técnico de los Royals

DESDE BLEACHERS

La tozudez y confianza de Ned Yost, técnico de los Royals

La tozudez y confianza de Ned Yost, técnico de los Royals

JAMIE SQUIRE

AFP

Si vas al béisbol, ve siempre a las bleachers. Es donde se respira el béisbol de barrio, macarra y la verdadera América en estado puro.

De cara ruda y taciturno, Ned Yost es el manager más criticado de toda la MLB. Ha guiado a los Kansas City Royals al segundo banderín consecutivo de la Liga Americana, llevó por primera vez en veintinueve años a la organización de Missouri a Playoffs, y todo por razones que parecen imposibles de cuantificar. Porque Yost no es un manager que se lee libros de psicología como Joe Maddon, no es un manager que abraza la acumulación de datos para analizarlos como es habitual en los front offices. Yost es un manager de los de toda la vida, que fomentan la buena química en el vestuario, que da libertad a sus jugadores para jugar y que, sobre todo, se empecina en el fracaso tocando los límites de la tozudez hasta que tiene éxito.

 

Para muchos, el manager de los Royals representa los “años pasados” del béisbol, aquellos en los que los entrenadores tomaban decisiones según la táctica o la intuición en muchos casos. Por eso, con los números en la mano, el californiano tiene casi siempre malas decisiones porque obvia por completo pensar en términos de bases de datos. Es lo más lejano a la innovación y el intelectualismo dentro del béisbol. En el Wall Street Journal le han llegado a llamar “cabeza hueca” y en el Chicago Tribune un “idiota incompetente”. Y no es solo los medios, hasta tal punto es criticado que coloquialmente se ha inventado un verbo (yosted) para cuando toma una mala decisión que lleva a perder a los Royals.

 

Se le critica también porque no responde bajo presión. Dirigió a los Milwaukee Brewers de 2003 a 2008, sufriendo un duro colapso en el último mes de temporada regular tanto en 2007 como en 2008, tras lo que fue despedido. Y, como no, es blanco de los analistas por el estilo de juego que le ha dado a Kansas City, agresivo, robando excesivamente, arriesgando demasiado que, dependiendo de la situación, puede decrecer las probabilidades de anotar varias carreras en una entrada.

 

Pero, a pesar de eso, Ned Yost ha llevado al título divisional a los Royals por primera vez desde 1985. Llevó a un equipo a Playoffs (los Brewers en 2008) por primera vez en venticinco años. Clasificó a otro para postemporada por primera vez en veintinueve años, participando por dos años consecutivos en las Series Mundiales gracias a un equipo construido sobre el outfield y los pitchers relevistas, más barato imposible. Ha sido capaz de construir dos equipos jóvenes con talento en los dos mercados más pequeños de la MLB. ¿Cuántos managers han hecho eso?

 

Su único secreto es confiar en los jugadores como bien dice: “nunca he tenido un jugador en el que no creyera totalmente que pudiera hacerlo. Simplemente lo sé. No me preguntes cómo”. Un entrenador de 61 años con el número 3 a la espalda, en honor a su amigo el fallecido corredor de NASCAR Dale Earnhardt, que entiende cómo son lo jugadores, lo que les motiva. Una toma de decisiones que se basa en la confianza en los jugadores, en sus habilidades, con total libertad para jugar con alegría el juego. Lo dijo Lorenzo Cain: “nos permite ser nosotros mismos, fuera y dentro del campo”.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar