Estás leyendo

los gordos están de moda en la agencia libre de la NFL 2017

NFL agencia libre

los gordos están de moda en la agencia libre de la NFL 2017

los gordos están de moda en la agencia libre de la NFL 2017

Richard Mackson

USA Today Sports

La reciente agencia libre ha puesto de manifiesto que los jugadores de las líneas ofensiva y defensiva valen su peso en oro en la NFL actual.

En nuestro deporte favorito se pueden hacer múltiples divisiones entre los aficionados según sus gustos. Están los raros que prefieren los ataques sobre las defensas. Los “quarterback-centristas” para quienes los mariscales lo representan todo, frente a los irreductibles de la Cofradía contra la sobrevaloración del quarterback. Y quienes preferimos los adorables gordos de las trincheras a los finos estilistas danzarines de las llamadas “posiciones de habilidad”. Hoy, los rollizos estamos de enhorabuena porque la agencia libre ha hecho justicia a nuestro colectivo.

No es ningún secreto que los jugadores de línea ofensiva, como guardaespaldas del quarterback, teórico principal activo de la entidad, siempre han estado cotizados. Sin embargo, el éxito de los Cowboys encumbrando a QB y RB rookies tras una imponente línea ofensiva, ha disparado el valor de esta unidad. Los recientes fiascos de prometedores estrellas en el puesto de OT (Robinson, Joeckel, Fluker), así como la impresión generalizada de que la promoción de este año no trae figuras en la posición, ha llevado a las franquicias a fijarse en veteranos contrastados.

Morteradas hasta para los sospechosos

Whitworth (3 años y más de 11 millones anuales), Wagner (5 - 9,5), Reiff (5 - 11,8) e incluso otros aún más sospechosos como Okung (4 – 13,3), Kalil (5 – 11) o Beachum (3 – 8) han obtenido suculentos contratos emigrando de sus equipos de origen, dejando fuera de toda duda que no todo en la NFL es el dinero, sino también la pasta, el parné, la plata, la mosca, la guita, o cuantos sinónimos emplee nuestro maravilloso idioma. Obviamente, aunque sean contratos a 4 ó 5 años, es muy probable que no tarden más de 2 antes de ser restructurados o extinguidos, pero aun así, nadie les va a quitar las morteradas que se embolsarán esta campaña. En cualquier caso, no veo capital mejor invertido. Ellos son el pilar de la ofensiva.

Este dispendio también se traslada al interior de la OL. Los Browns han hecho a Zeitler el guard mejor pagado de la liga con sus 12 millones de dólares anuales, sobrepasando los 11,7 conseguidos por Osemele el año pasado en Raiders. Lang recibirá 9,5 en Detroit. Leary 9 en Denver. Warford 8,5 en New Orleans. Retener en sus plantillas a Bitonio, Duvernay-Tardif y Winters costará a Browns, Chiefs y Jets las nada despreciables cantidades de 8.5, 8.4 y 7.3 millones respectivamente, que casi hacen palidecer los 10 obtenidos el año pasado por DeCastro en los Steelers. Sin duda, el salto de calidad experimentado por la línea ofensiva de Falcons con la adquisición de Mack, y la influencia de su lesión en el juego de Atlanta en la pasada SuperBowl, ha hecho replantearse a muchas franquicias la importancia de estos jugadores interiores. Los salarios de jugador franquicia para los jugadores de la línea ofensiva son los mismos independientemente de su posición, lo que tradicionalmente se consideraba poco realista ante la descompensación de salarios de centers y guards con respecto a los más valorados de los offensive tackles. Quizá haya que ir empezando a cambiar el chip.

Y también en la línea de defensa

La segunda parte de este artículo trata sobre los líneas defensivos (aunque el título os pueda llevar a engaño, no voy a hablar de Eddie Lacy). También ellos se han visto favorecidos por este creciente interés de los equipos en reforzar las trincheras. Los edge-rushers ya estaban sobradamente valorados, pero cada vez más se empieza a apreciar la capacidad para generar presión al backfield desde el centro de la línea. Ya sea por su propia habilidad para superar la barrera ofensiva, o por la atención que generan y facilita a otros compañeros esta misión, estos jugadores cada vez tienen más peso en sus equipos, valga la analogía. Retener a Brandon Williams le va a costar casi 11 millones anuales a los Ravens, mientras que los Panthers ni siquiera han permitido a Short probar el mercado haciéndole jugador franquicia, lo que sumará casi 15 millones a su cuenta corriente. Campbell se llevará otros 15 en Jaguars, Fairley 7,5 en Saints, y Logan 8 en Chiefs para sustituir a Poe quien, en el momento de redactar este texto, aún prosigue su periplo por diferentes ciudades en espera de un contrato que también le hará muy rico. Las trincheras se ponen de moda y no puedo sino regocijarme por ello.

Basta ya de insípidas ensaladas y batidos adelgazantes. A Dios pongo por testigo de nunca más pasar hambre. Los gordos por fin generamos tendencia. Somos los nuevos “influencers” de la NFL.

0 Comentarios

Mostrar