Estás leyendo

Latavius Murray cierra la ‘era Adrian Peterson’ en los Vikings

Minnesota Vikings

Latavius Murray cierra la ‘era Adrian Peterson’ en los Vikings

Latavius Murray cierra la ‘era Adrian Peterson’ en los Vikings

DONALD MIRALLE

AFP

El equipo de Minnesota ha fichado a Latavius Murray para dar solidez a un backfield anémico en 2016 y eso puede cerrar la puerta de regreso a Peterson.

A la tercera fue la vencida. Tras entrevistarse con Jaguars y Seahawks, Latavius Murray ha encontrado nuevo destino en los Minnesota Vikings, después de haber jugado sus cuatro primeros años como profesional en los Oakland Raiders.

Murray, con 27 años, tiene ahora por delante la difícil misión de hacer olvidar a los aficionados de Minnesota a Adrian Peterson, posiblemente el mejor corredor de la NFL en el siglo XXI, un portento por talento y por físico cuyo listón parece demasiado alto para las capacidades de Murray.

El jugador ha firmado un contrato de quince millones por tres temporadas que el equipo púrpura puede romper sin penalización después del primer año.

Parecido a Peterson

Murray es un corredor grande de 1,90 de altura y 104 kilogramos de peso que para algunos tiene cierto parecido con Peterson en su forma de correr, más alto de los normal y aprovechando la inercia de los golpes que va recibiendo. Sin embargo, no es un jugador capaz de hacer cortes eléctricos y cambios bruscos de dirección. Más bien es un norte-sur puro que embiste en línea recta aprovechando muy bien las puertas que abre la línea.

Murray, que pasó su etapa universitaria en Central Florida, fue elegido en sexta ronda del draft 2013 por los Raiders y se perdió su primera temporada entera por una lesión en el training camp. Desde entonces solo se ha perdido tres partidos. Tuvo por fin un debut esperanzador en 2014, cuando consiguió 5,2 yardas por intento, 424 yardas y dos touchdowns. En 2015 se acercó a la élite con más de mil yardas de carrera y 6 touchdowns que le llevaron a ser elegido para la Pro Bowl. En 2016 su rendimiento en Oakland comenzó a ser sospechoso, después de lograr solo 788 yardas y 4,0 por intento detrás de una extraordinaria línea ofensiva. En el lado positivo, consiguió 12 touchdowns y fue la estrella de su equipo en la victoria sobre Denver tras sumar 114 yardas, 5,7 yarda por intento y tres touchdowns. La irregularidad fue la tónica en una temporada en la que intercaló actuaciones buenas con otras decepcionantes y los Raiders decidieron no hacerle oferta para que siguiera defendiendo sus colores.

Será complicado que no ayude a mejorar las 3,2 yardas por intento y las 75,3 yardas por partido que consiguieron los Vikings en 2016, el peor equipo de toda la NFL en esas facetas.

El ¿imposible? regreso de Peterson

De entrada, el fichaje parece cerrar la puerta de regreso a su hogar a Adrian Peterson, que fue cortado por los Vikings antes de la agencia libre porque sus 18 millones de dólares contra el cap eran insostenibles para un jugador de 31 años. El año pasado solo pudo jugar tres encuentros en los que sumó 72 yardas y un fumble, con 1,9 yardas por intento. Peterson, entre sanciones y lesiones, solo ha jugado 20 partidos en los últimos tres años. Además, ha dado síntomas de haber entrado en una cuesta abajo que en el caso de los corredores suele convertirse en caída libre.

Pese a todo, no hay que descartar que los Vikings puedan ofrecer a Peterson un contrato asumible de un año si van pasando los días y el jugador sigue disponible. Minnesota tiene hoy un backfield formado por Latavius Murray, Jerick Mckinnon y Bishop Sankey, que también fue contratado hace pocas fechas. Peterson encajaría muy bien con Murray y el anémico grupo de corredores de 2016 podría volver a convertirse en un arma muy peligrosa si el equipo consigue poner delante una línea ofensiva con un mínimo de calidad.

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar