Estás leyendo

De la NFL a estudiar neurocirugía en la universidad de Harvard

Tennessee Titans

De la NFL a estudiar neurocirugía en la universidad de Harvard

De la NFL a estudiar neurocirugía en la universidad de Harvard

Myron Rolle, que pasó dos años jugando al football profesional tras hacerlo en Florida State como amateur, ha escogido convertirse en cirujano cerebral.

Myron Rolle nunca triunfó en la NFL, pero sí en el mundo del football. Has triunfado en este deporte sólo con el hecho de ser elegido en el draft, porque cada año hay cientos de chicos, miles, que lo intentan y no lo consiguen. Y, sin embargo, Rolle siempre tuvo claro que este deporte no era más que un hobby y que su objetivo en la vida estaba mucho más allá de lo que sucede en el emparrillado: quería ser neurocirujano. Y lo ha conseguido.

Esta es la historia de un tipo que acaba de ser elegido para pasar los próximos siete años de residencia como neurocirujano en la muy prestigiosa universidad de Harvard.

Myron Rolle tiene 30 años y jugó en la posición de safety en la universidad de Florida State. Allí completó una notable carrera deportiva universitaria. En el año 2006 fue elegido como el mejor freshman (jugador de primer año) en su posición en toda la NCAA, así como uno de los defensores del año en su conferencia, la ACC. En el año 2008 incluso llegó a estar en el tercer equipo de los All American, esto es, los mejores jugadores, a nivel global, de toda la competición.

Sin embargo, ya dejaba entrever cuales eran sus verdadera prioridades. En una ocasión, llegó tarde a un partido porque tenía una entrevista para optar las becas "Rhodes Scolarship", que distinguen la excelencia, no sólo técnica o de conocimientos, sino también personal. Y, por cierto, la consiguió en 2008.

No saltó al draft de la NFL hasta el año 2010, uno después de terminada su carrera en Florida State, porque se fue a Oxford a estudiar.

Cuando lo hizo, fue elegido en sexta ronda por los Tennessee Titans. Jugó un par de años con ellos y uno más con los Pittsburgh Steelers y, cuando estos le cortaron, terminó su formación como doctor en Florida State.

Ahora da un paso más en su carrera como neurocirujano, su gran pasión y su meta en la vida, con esta llamada de Harvard. Como él mismo ha dicho, "salvar vidas y ayudar a la gente a tener una vida mejor es algo por lo que merece la pena vivir".

Más allá del deporte, Myron Rolle ha tenido clara cual es su verdadera vocación.

0 Comentarios

Mostrar