Estás leyendo

Derek Jeter, capitán de su propio barco; quiere comprar a Marlins

CAMBIO DE AIRES

Derek Jeter, capitán de su propio barco; quiere comprar a Marlins

Derek Jeter, capitán de su propio barco; quiere comprar a Marlins

Rich Schultz

Getty Images

El ganador de 5 Series Mundiales con los Yankees ahora aspira con convertirse en dueño.

Ciudad de México

Derek Jeter es de lo más cercano que existe a una deidad en Nueva York. Su carisma, liderazgo y los cinco anillos de Serie Mundial le valieron ese estatus.

Ahora busca expandir su territorio divino a Miami, donde sin duda sería reverenciado si logra quitarle el equipo a Jeffrey Loria, considerado uno de los peores dueños del deporte profesional, y de paso inyectarle un poco de brillo a una franquicia que sin duda necesita ser rescatada.

A lo largo de su carrera, Derek Jeter ganó algo así como 265 millones de dólares, centavos más centavos menos. La revista Forbes colocó en 2016 una etiqueta de 675 millones de verdes sobre los Marlins, y apenas en febrero pasado la misma publicación reportó un acuerdo preliminar de venta entre Loria y la familia del yerno de Donald Trump, Jared Kushner, por 1,600 millones de dólares.

Es justo decir que Jeter, incluso siendo un gran inversionista y visionario como lo muestra su website The Player’s Tribune, no cuenta con el capital para adquirir ni siquiera el contrato de Giancarlo Stanton, mucho menos del resto del equipo.

El papel de Jeter en el grupo empresarial que busca adquirir al equipo sería como socio minoritario y una figura simbólica. Entiéndase que jugaría el mismo rol que Magic Johnson con los Dodgers. Y está bien, se vale. Jeter pondría su nombre, su imagen y su reputación dentro de Grandes Ligas y Gregory Fleming, ex ejecutivo de Wall Street, pondría el dinero.

Don Mattingly, predecesor de Jeter como capitán del equipo, ex compañero y ex coach del legendario shortstop, afirma que la meta de ‘DJ2’ siempre ha sido ser dueño de una franquicia. No va a encontrar oportunidades mucho mejores que esta. Integra a un grupo con poder adquisitivo, la franquicia está disponible y nadie, absolutamente nadie, quiere a Loria.

Claro que el grupo de Jeter no está solo y existen otros interesados en adquirir a los Marlins, y uno de los más notables es Jeb Bush, hijo y hermano de expresidentes de Estados Unidos y ex dueños de los Rangers. Pero como el resto de Grandes Ligas aprendió durante 20 años, no es sabio apostar en contra de Jeter, y menos si se trata del único Bush que no ha podido llegar a la Casa Blanca.

Seamos sinceros, la venta de los Marlins sería un acuerdo benéfico para todos. Jeter cumpliría su sueño de obtener un equipo y, de alguna manera cobrar una venganza personal contra aquellos Marlins del 2003 que le quitaron la posibilidad de otro título. Para Loria, la venta del equipo en un monto de 10 cifras representaría una jugosa ganancia luego de haber adquirido la franquicia en 158 millones de dólares en 2002. Y Miami se desharía de un dueño que entre algunas de sus gracias ha interpuesto demandas contra nueve poseedores de boletos para toda la temporada, por motivos tan simples como no querer renovar sus beneficios.

 

 

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar