Estás leyendo

Espejismos del mes de abril edición Minnesota Twins

DIVISION CENTRAL

Espejismos del mes de abril edición Minnesota Twins

Espejismos del mes de abril edición Minnesota Twins

DAVID BANKS

AFP

Los Mellizos de Paul Molitor gozan una transformación radical en donde menos se esperaba: el pitcheo

Ciudad de México

La primera semana de Grandes Ligas a menudo dice más mentiras que un político en campaña y es más engañosa que el silicón.

Ejemplos sobran, y para obtenerlos solo basta una mirada a los standings: Los Blue Jays en el fondo de su división, los Reds al frente de la Central de la Liga Nacional, y los Minnesota Twins con el mejor pitcheo de Grandes Ligsas.

¿Perdón? ¿Qué dijo? Sí, leyó usted bien. Los Mellizos gozan del mejor cuerpo de lanzadores de Grandes Ligas, los mismos Twins que el año pasado fueron último lugar de la Liga Americana en triunfos, ERA, blanqueadas, salvamentos, carreras admitidas, carreras limpias admitidas, y cuadrangulares otorgados.

Pero la historia es otra para los Twins que han iniciado 2017 con marca de 5-1, y lo más importante aún, con cuatro de esos triunfos permitiendo una o menos carreras.

Para poner las cosas en dimensión, Minnesota (66-96), no ganó su quinto partido de 2016 hasta el 16to partido de la temporada y apenas sumó 16 juegos con una o menos carreras permitidas, y solo cuatro de ellos en Target Field.

Con tan solo seis encuentros, ya recorrieron una cuarta parte del camino y apuntar a un solo responsable es complicado.

El dominicano Ervin Santana tiene dos de esas salidas. Héctor Santiago y Phil Hughes completan la cuota. La actuación de los abridores, evidentemente ha sido brillante, pero tan solo se combinan para 24 de 36 innings posibles, por lo que el relevo también merece el crédito.

Para Santiago en particular, lo de maniatar enemigos no es nada nuevo.  Es responsable de cinco de las últimas nueve aperturas en las que su equipo permitió una o menos carreras, incluyendo cuatro de las últimas cinco de 2016. Aunque de ellas solo pudo presumir dos triunfos ante la falta de apoyo ofensivo.

También a destacarse es el hecho de que después de siete temporadas, parece que finalmente le han encontrado la maña a Target Field. El año pasado apenas lanzaron cuatro juegos de una o menos carreras admitidas, o lo que es lo mismo, la misma cantidad que en el Comerica Park de Detroit.

Esta temporada, dos de sus cuatro juegos de este tipo fueron cortesía de los Chicago White Sox que aparentemente les vienen bien a los Twins, que los victimaron en tres ocasiones más en duelos similares en 2016.

También es justo mencionar que Tyler Duffey, quien abrió cuatro de ese tipo de duelos en 2016, finalizó con efectividad de 6.43, mientras que Santiago _ con cuatro de esas aperturas _ Kyle Gibson y Ricky Nolasco con tres cada uno, terminaron con promedio de carreras limpias admitidas de 5.58, 5.07 y 5.13 cada uno.

En pocas palabras, dominar esporádicamente es tan inútil como un destornillador sin punta. Pero es abril y se vale soñar. Los Twins pueden soñar con emular a los Braves de los 90, tanto como Mark Reynolds puede fantasear con mantenerse como líder jonronero después de 162 partidos.

Bendito abril.

 

 

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar