Estás leyendo

Simbine se presenta y Semenya arrasa a Dibaba en 800

DIAMOND LEAGUE | DOHA

Simbine se presenta y Semenya arrasa a Dibaba en 800

En Doha, el sudafricano ganó, con 9.99 y viento en contra el 100. Destacó el alemán Rohler, en jabalina, que, con 93,90, se convirtió en el segundo de la historia tras Zelezny.

Arrancó la Diamond League en Doha y calentaron motores los aspirantes a aguar la fiesta a Usain Bolt en su despedida del atletismo en los Mundiales de Londres (agosto). De momento, nada demasiado preocupante a la vista. Sin El Relámpago en liza, los focos apuntaban en la carrera de 100 metros al canadiense André de Grasse, bronce y plata olímpica en Río. Pero una mala salida le lastró mucho y emergió Akani Simbine, que venía de arrasar en los Nacionales de Sudáfrica, y en Doha se desplazó hasta 9.99. Muy buena marca, teniendo el viento contra (-1.2). Una cara nueva para la velocidad, que se presentó en sociedad. Tras él, mucho clásico: Asafa Powell (10.08), Femi Ogunode (10.13), Justin Gatlin, menos explosivo que otros inicios de año (10.14) y De Grasse (10.21). La gran prueba de velocidad femenina fue el 200, donde Elaine Thompson, doble campeona olímpica, arrasó con 22.19, pero el viento -2.3 le privó de una gran marca.

El esperado gran duelo en Doha era en 800 femenino. Competían Caster Semenya contra Genzebe Dibaba. Pero no hubo discusión. La sudafricana Semenya tomó el control de la carrera cuando quedaban 300 metros y llegó en solitario a meta (1:56.61), devastando a la etíope Dibaba, más acostumbrada a distancias largas (plusmarquista de 1.500), que acabó cuarta (1:59.37). Semenya, también curtida en los Nacionales de su país, disfrutó mucho de la prueba, aunque tiene otra preocupación: “Estoy muy centrada en terminar mis estudios, me quedan dos semestres, necesito graduarme y después focalizarme en la pista y hacer grandes carreras”. Peligra el récord mundial (1:53.28 de Kratochvilova en 1983).

Pero el gran momento de la reunión qatarí se vivió en el pasillo de jabalina, donde el teutón Thomas Rohler pegó un zambombazo tremendo. 93,90, récord de Alemania, de la Diamond League. Se convirtió en el segundo lanzador de la historia, sólo por detrás del mítico Jan Zelezny, plusmarquista mundial. Brutal. “Sólo venía a competir, no esperaba esto. ¡Convertirme en el segundo de todos los tiempos! Tardaré unos días en asimilarlo”, decía Rohler, campeón olímpico en Río.

El único español en liza fue Kevin López, que corrió los 800 (fuera de circuito Diamond), donde acabó quinto con 1:47.83, lejos todavía de sus mejores prestaciones (ganó el argelino Belferar, con 1:45.44). Pero es 5 de mayo y la temporada sólo acaba de empezar. Lo saben Kevin, De Grasse, Gatlin e incluso el inédito Bolt. Aunque desde Sudáfrica arranquen fuerte con Simbine y Semenya. Y en Alemania lancen la jabalina lejísimos. Próxima cita: Shanghai (13 de mayo).

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar