Estás leyendo

Devonta Freeman sufre a los twitter trolls por la Super Bowl

Atlanta Falcons

Devonta Freeman sufre a los twitter trolls por la Super Bowl

Devonta Freeman sufre a los twitter trolls por la Super Bowl

Mark J. Rebilas

Mark J. Rebilas-USA TODAY Sports

El running back de los Atlanta Falcons se toma con humor el no poder meterse en las redes sociales sin que le recuerden la derrota de su equipo.

La época de las redes sociales es dura para todos. Así, en general. La tendencia es la crítica desmedida, al insulto y a convertir cualquier discusión o debate en un pozo de odio injustificado. Incluso por el menor de los asuntos. Para los deportistas profesionales, además, es el continuo recordatorio de todos sus fallos. Y, además, la mayoría de ellos son chavales que han crecido ya en este mundo de instagram, twitter, facebook y demás como para quedarse al margen ahora. Así que les toca aún más de cerca. Y no debe ser fácil.

Preguntad, por ejemplo, a Devonta Freeman. El running back de los Atlanta Falcons aún no ha podido quitarse de encima el dolor de perder la Super Bowl LI, donde su equipo comandaba el marcador por 28 a 3 pasada la mitad del tercer cuarto, y acabó siendo el lado malo de la mayor remontada de la historia del gran partido de la NFL. Pero, por si en algún instante quiere pasar página, la buena gente de las redes sociales se lo recuerda.

Dice Freeman que cada vez que entra en twitter es lo mismo:

Como se puede ver en el vídeo, Devonta se lo toma con buen humor. Que es la única manera correcta de tomárselo, claro. A fin de cuentas, él ha jugado una Super Bowl y todos los trolls que tratan de molestarle ni la han olido ni la olerán en su vida.

El corredor, así mismo, ha hecho una reflexión acerca de su actuación en la pasada temporada, y en la pasada final, dejando claro que aún tiene mucho camino que andar para ser mejor, para no dejarse carreras en el campo, para no cometer errores como su no-bloqueo de Dont'a Hightower en la propia Super Bowl que tanto costó a su equipo y para convertirse en uno de los mejores running backs de la liga.

Es un ejercicio de autocrítica que nadie le pidió, porque su temporada fue extraordinaria y porque es clave en un esquema ofensivo en el que, junto a Tevin Coleman, ha convertido el puesto de corredor en una pesadilla de emparejamientos para los coordinadores defensivos rivales.

La temporada 2017 se presenta, para Freeman y los Falcons, como una oportunidad estupenda para seguir mejorando y para aspirar a una victoria que acalle a todos los trolls de las redes sociales. Aunque, por supuesto, eso es justo lo que menos les importa de todo este asunto.

0 Comentarios

Mostrar