Estás leyendo

José Bautista sigue siendo un imán para atraer pelotazos

TORONTO

José Bautista sigue siendo un imán para atraer pelotazos

José Bautista sigue siendo un imán para atraer pelotazos

Tom Szczerbowski

AFP

El dominicano de los Blue Jays estuvo a punto de desatar otra pelea a causa de sus 'bat flips'.

Ciudad de México

Solo hay una manera de evitar que José Bautista siga enfureciendo al equipo rival con sus famosos ‘bat flips’, y es impidiendo que el dominicano de los Toronto Blue Jays siga conectando home runs.

De lo contrario, siempre que deposite una esférica del otro lado de la barda va a hacer algo que no le guste al pitcher contrario. O tal vez sea la costumbre. Con todos los amigos que se ha ganado Bautista a lo largo de los años, ya no se sabe.

El más reciente episodio ocurrió esta semana en su visita a los Braves. Primero, el miércoles Bautista sonó panorámico vuelacercas en la octava entrada, con su respectivo ‘bat flip’ en la derrota de los Jays 8-4.

No se sabe si fue el ‘bat flip’, que haya realizado un ‘bat flip’ con el equipo abajo cinco carreras o el puro gusto de Bautista por involucrarse en la polémica por deporte, pero obviamente el dominicano y Jace Peterson, Kurt Suzuki y la víctima, el pitcher Eric O’Flaherty, se hicieron de palabras y las bancas se vaciaron sin consecuencias.

Bueno, sin consecuencias en ese partido. Un juego después, el jueves en el último de la serie el colombiano Julio Teherán le dejó un recuerdito a Bautista a manera de pelotazo en la pierna, para que no se olvide de Atlanta.

Lo bueno es que, como ya sabíamos, Bautista es capaz de aguantar un buen golpe. Bajó la mirada y tomó camino a la inicial. No hubo miradas hostiles, intercambios de palabras. Nada. Ni siquiera se sobó. Tomo su golpe, la primera base y el triunfo de Toronto.

Y otro duro golpe a una reputación que ya ha sufrido bastante.

“Eso hace que los juegos sean difíciles de ver”, dijo O’Flaherty sobre las extrovertidas celebraciones de Bautista. “Se convirtió en protagonismo. Bateó un jonrón con su equipo abajo por cinco carreras y avienta el bate. Estoy cansado. Ya vi suficiente”.

Todos ya vieron suficiente. Es por eso que el gerente de los Orioles, Dan Duquette, no fue por Bautista en la agencia libre, porque no es un tipo, digamos, popular.

“José es un villano en Baltimore y no le voy a decir a nuestros aficionados que tenemos interés en José Bautista para los Orioles, porque no estarían contentos”, reconoció Duquette en marzo.

O Chris Davis, lo describe mejor.

“De hecho es un muy buen tipo… dijo nadie nunca”.

A pesar de que sus actos son repetitivos y parecen indefendibles, todavía cuenta con el respaldo de al menos una persona en la caseta de Toronto.

“¿A poco nunca habían visto eso antes?” preguntó el manager de Toronto, John Gibbons tras el incidente en Atlanta.

Sí, muchas veces y ese es el problema.

La realidad es que Bautista es un imán de polémica y pelotazos. Y algo me dice que no hemos escuchado la última polémica del dominicano esta temporada. De hecho, eso fue el entremés, y el plato fuerte viene la próxima semana cuando reciban a los Rangers de Texas por primera vez desde el derechazo de Rougned Odor que le dio la vuelta al mundo.

O’Flaherty también lanzó un último golpe antes de cerrar el primer round entre Bautista y los Braves.

“Me sorprende que esté listo para pelear después de lo que ocurrió el año pasado”, dijo refiriéndose al incidente con Odor de 2016.

 

0 Comentarios

Mostrar